25 de noviembre de 2020
20 de abril de 2006

11-S.- EEUU reconoce no tener pruebas de que "el terrorista del zapato" pensara participar en el 11-S junto a Moussaoui

ALEXANDRIA (VIRGINIA, EEUU), 20 Abr. (EP/AP) -

El Gobierno estadounidense reconoció hoy que no tenía pruebas de que Richard Reid, conocido como "el terrorista del zapato", pensara participar en los atentados del 11-S junto a Zacarías Moussaoui, tal y como como sostiene éste.

La defensa presentó, con el acuerdo del Gobierno, una declaración al jurado que deberá decidir si Moussaoui debe ser condenado a muerte o a cadena perpetua.

Moussaoui declaró el pasado 27 de marzo en su juicio que tenía la intención de participar en los atentados terroristas antes de que fuera detenido un mes antes de los mismos, y que Reid iba a ser uno de sus cómplices.

Sus abogados esperaban que la declaración apuntalaría su argumento de que Moussaoui miente sobre su papel en el 11-S para exagerar su protagonismo o para ser ejecutado y convertirse así en mártir.

Los defensores habían pedido la comparecencia de Reid, que cumple cadena perpetua en Colorado por su intento de detonar una bomba en un vuelo transatlántico a finales de 2001.

Sin embargo, se les negó esta petición, aunque el Gobierno aceptó que se leyera una declaración sobre Reid. "No se dispone de información que indique que Richard Reid tenía conocimiento previo de la operación del 11-S o que tuviera instrucciones de dirigentes de Al Qaeda para realizar una operación en coordinación con Moussaoui", reza la declaración.

Añade que Reid nombró a Moussaoui como beneficiario en su testamento, y dos analistas del FBI llegaron a la conclusión de que difícilmente hubiera tomado esta decisión si fuera a participar con él en una misión suicida.

Previamente, familiares de las víctimas del 11-S, convocadas por la defensa, reconocieron que buscan venganza. Con las declaraciones de una decena de familiares se buscaba contrarrestar el impacto emocional de casi medio centenar de testigos que presentaron testimonios desgarradores sobre las consecuencias de los atentados que mataron a casi 3.000 personas.

El franco-marroquí Moussaoui, de 38 años, es la única persona acusada en Estados Unidos en relación con los ataques. Aunque el 11 de septiembre de 2001 estaba preso por violación a las normas de inmigración, el jurado decidió que las mentiras que dijo a los agentes federales impidieron detener a algunos secuestradores de aviones.