7 de marzo de 2021
9 de septiembre de 2014

Hasta 60 británicas podrían formar parte de las dos brigadas de Policía femenina del Estado Islámico

LONDRES, 9 Sep. (EUROPA PRESS) -

Hasta 60 mujeres británicas podrían estar involucradas en las dos brigadas de policía religiosa creadas por el Estado Islámico en las que solo hay mujeres y que tienen como objetivo controlar que se respeta la estricta ley islámica impuesta por las autoridades yihadistas y ayudar en la persecución de los posibles rebeldes dentro del territorio capturado, según ha informado el periódico británico 'The Independent'.

Una de las brigadas, la brigada Al Jansaa, opera en la ciudad siria de Raqqa, la ciudad siria más importante que está bajo control de los milicianos del Estado Islámico. La otra recibe el nombre de Umm al Rayan y no se conoce la zona en la que trabaja.

De acuerdo con el Consorcio de Búsqueda y Análisis del Terrorismo (TRAC por sus siglas en inglés), las brigadas de policía religiosa femeninas se crearon a principios de 2014 para ayudar a los milicianos a detener a los hombres que se disfrazaban de mujeres para evitar ser detenidos.

Una de las británicas que tendría un importante puesto en las brigadas, según el Centro Internacional para el Estudio de la Radicalización, es Aqsa Mahmood, una joven de 20 años, educada en colegios privados y procedente de Glasgow, que escapó a Siria en noviembre de 2013.

El TRAC ha descubierto que a las policías que están dentro de las brigadas reciben un salario mensual de unas 25.000 libras sirias (unos 123 euros) por un trabajo que no tiene que ver con actos terrorista, sino que se centra en la vigilancia y el control dentro del territorio capturado.

Según ha indicado Syria Deeply, la brigada Al Jansaa se encarga de hacer que las mujeres que viven bajo el control del Estado Islámico cumplan a rajatabla la estricta ley impuesta por los islamistas que tiene medidas como que la mujer tenga que ir tapada completamente por la calle y acompañada por un hombre.

Una fuente del Estado Islámico en Raqqa ha explicado que han creado la brigada para "vigilar que se cumplen las leyes de nuestra religión entre las mujeres y para castigar a quien no las cumple". "En la brigada solo hay mujeres, y nosotros les proporcionamos todas las facilidades para evitar la mezcla entre mujeres y hombres", ha añadido.

Según ha informado el periódico británico 'Daily Telegraph', la mayoría de las mujeres que salen de Reino Unido hacia Oriente Próximo para luchar tienen entre 18 y 24 años y al menos tres de ellas se han enrolado en una unidad militar.

Por su parte el Centro para el Estudio de la Radicalización ha indicado que ha monitorizado un total de 25 mujeres yihadistas que dejaron su vida en Reino Unido para unirse al Estado Islámico.

Melanie Smith, una investigadora relacionada con el Centro de Estudio de la Radicalización, ha asegurado que "las mujeres británicas son las más duras a la hora de imponer las leyes del Estado Islámico en la región". "Creo que ese es el por qué de que algunas hayan sido escogidas para formar parte de la policía femenina", ha argumentado.

Para leer más