28 de noviembre de 2020
8 de abril de 2006

Argentina/Chile.- El Gobierno argentino cuestiona el poder de decisión del presidente uruguayo

BUENOS AIRES, 8 Abr. (EP/AP) - El Gobierno argentino cuestionó hoy el poder de decisión del presidente uruguayo, Tabaré Vázquez, en el contencioso bilateral por la construcción de dos plantas de celulosa, y reiteró su intención de llevar el caso al Tribunal Internacional de La Haya.

Argentina teme que las plantas de la compañía finlandesa Botnia y la española Ence que se están construyendo en Uruguay, sobre un río fronterizo, contaminen el medio ambiente. Uruguay niega esta posibilidad argumentando que ambas cumplen las normas ecológicas internacionales.

"No tiene sentido una reunión entre los presidentes. Este tipo de reuniones se tiene que llevar a cabo con personas que tienen poder de decisión. La reunión tendría que ser entre (el presidente argentino, Néstor) Kirchner y Botnia", afirmó el ministro de Interior, Aníbal Fernández, a Radio 10.

"Si Tabaré no tiene capacidad para detener la obra ¿Cómo va a hacer si el día de mañana la planta contamina y tiene que detener su producción?", agregó.

Esta semana debió cancelarse por segunda vez un encuentro entre los presidentes Kirchner y Vázquez después de que el Gobierno uruguayo anunciara que Botnia se había negado a suspender los trabajos en la planta durante 90 días, como reclamaba Argentina.

Como base para una negociación, los mandatarios habían acordado en marzo la suspensión de las obras en las plantas a cambio de que los vecinos de las ciudades fronterizas argentinas levantaran el bloqueo de los puentes que unen ambos países.

Pero la respuesta de Botnia hizo que los habitantes de la ciudad de Gualeguaychú --frente a la uruguaya Fray Bentos, donde se construyen las plantas-- retomaran la medida de fuerza.

La disputa entró en su peor momento ayer viernes, cuando el Gobierno uruguayo anunció el fin de las negociaciones directas con Argentina y advirtió que presentaría una denuncia ante el Consejo del Mercosur y La Haya.

El jefe de gabinete, Alberto Fernández, atribuyó el fracaso de las negociaciones a que el Gobierno de Uruguay "no pudo contener el reclamo de la empresa Botnia" y confirmó que Argentina presentará "una medida cautelar ante el Tribunal Internacional de La Haya para que disponga la suspensión de las obras hasta tanto se expida sobre la cuestión de fondo (la posible contaminación del medio ambiente)".

"Uruguay y Botnia pagarán las consecuencias de la desatención que han tenido para con las normas internacionales", añadió en una entrevista con Radio Continental.