3 de abril de 2020
6 de septiembre de 2008

Argentina.- Marsans asegura que si no está de acuerdo con el precio de tasación de AA, retomará su control

BUENOS AIRES, 6 Sep. (EUROPA PRESS) -

Marsans, propietario de Aerolíneas Argentinas, podría retomar el control de la compañía si no está de acuerdo con el precio de tasación que el Estado argentino deberá pagar para su traspaso, así como por la compañía Austral, según declaraciones del director financiero de grupo español, Vicente Muñoz.

Esta semana, el Parlamento argentino aprobó la ley que autoriza la nacionalización de las dos compañías privatizadas en la década de los noventa, pero estableció que será el mismo Congreso el que deberá autorizar el precio que se pagará por recuperar las dos empresas. Esta decisión se contradice con el acta firmada entre Marsans y el Gobierno argentino, que establecía que cada parte realizara su valuación de las dos compañías y que, en caso de no llegar a un acuerdo, se buscaría la opinión de un tercero.

"Se negoció con el Gobierno una compra, no una expropiación", subrayó Muñoz en una entrevista al diario argentino 'La Nación' recogida por Europa Press, donde el director financiero recalcó que Marsans está dispuesto a vender, pero en los términos en los que se ha firmado el acuerdo. No obstante, Muñoz confió en llegar a un acuerdo, pero resaltó que, en caso de no alcanzarse, Marsans retomaría las riendas de la compañía.

En la entrevista, el director financiero repasó los problemas por los que atraviesa la aerolínea y recordó que Marsans se negó a inyectar más dinero en la compañía, por lo que el Ejecutivo argentino comenzó a invertir. En concreto, en lo que va del año, el Gobierno argentino ha aportado a las dos empresas por un total de 400 millones de pesos (unos 90 millones de euros) para el pago de salarios, combustibles y alquiler de los aviones.

Asimismo, Muñoz resaltó que el "hostigamiento gremial" que ha sufrido Aerolíneas y la falta de ayudas comerciales para Austral han desfavorecido a ambas compañías, y recordó que durante los años 2002, 2003 y 2004 la evolución de las empresas fue positiva, pero que en 2005 comenzaron producirse las primeras huelgas y pérdidas.

En este sentido, Muñoz reconoció que la Secretaría de Transporte le trasmitió entonces, a petición del gremio de pilotos, que se cesara a Antonio Mata, socio de Marsans, para mejorar la situación de Aerolíneas Argentinas, quien procedió a la venta de sus acciones. Sin embargo, "en 2007 la situación fue imposible", subrayó Muñoz, quien recordó que las tarifas y los impuestos subieron, y se incrementó el precio del combustible.

Asimismo, el director financiero de Marsans indicó que, a su juicio, los pilotos querían que el equipo de Marsans abandonara la compañía y señaló, en este sentido, que algunos los llamaban "gallegos ladrones", y reconoció la existencia de varias empresas interesadas en comprar la aerolínea de bandera argentina, aunque las negociaciones no llegaron a fraguar.

Por otro lado, Muñoz recordó que la SEPI (Sociedad Española de Participaciones Industriales) antigua propietaria de Aerolíneas y Austral, invirtió mucho en la compañía y que cuando Marsans se hizo cargo de ella había muchos aviones fuera de servicio y no había simuladores, en relación a algunas acusaciones vertidas sobre el grupo turístico español en este sentido.