4 de marzo de 2021
2 de julio de 2014

Ashton y Zarif se reúnen en Viena en el arranque de nueva ronda de negociaciones para zanjar la disputa nuclear

BRUSELAS, 2 Jul. (EUROPA PRESS) -

La Alta Representante de Política Exterior y de Seguridad Común de la UE, Catherine Ashton, y el ministro de Exteriores iraní, Mohamed Javad Zarif, se han reunido este miércoles en Viena en el arranque de la nueva de negociaciones entre Irán y el 5+1 para tratar de llegar a un acuerdo definitivo sobre el polémico programa nuclear iraní.

El 5+1, formado por Estados Unidos, China, Rusia, Francia, Reino Unido y Alemania, subrayó a finales de junio su compromiso en cerrar un acuerdo definitivo con Irán para zanjar la disputa internacional nuclear antes del 20 de julio, plazo que se marcaron ambas partes.

Ambas partes comenzaron a redactar el borrador de un acuerdo final en su última ronda de negociaciones que concluyó a finales de junio, aunque las posiciones siguen muy alejadas e Irán ya ha dado muestras de querer prorrogar el acuerdo preliminar.

Los escollos se han centrado en cuestiones como el número de centrifugadores que podría mantener Irán y el levantamiento de las sanciones, según fuentes diplomáticas.

Las negociaciones de alto nivel continuarán al menos hasta el 15 de julio, según ha confirmado el rotativo iraní 'Teheran Times'.

Las negociaciones cubren entre otras cuestiones las relativas al enriquecimiento de uranio --Irán se ha comprometido a no enriquecer uranio por encima del 5 por ciento durante las negociaciones--, así como el reactor de agua pesada de Arak, que la comunidad internacional teme que pueda ser una segunda vía para desarrollar un programa nuclear a partir del plutonio, la cooperación nuclear civil y las sanciones.

El Grupo 5+1 e Irán lograron cerrar un acuerdo preliminar a finales de noviembre pasado en Ginebra de seis meses de duración, que se podría prorrogar seis meses más si ambas partes lo aceptan.

En virtud del cual el régimen iraní se comprometió a congelar parte de su programa y retroceder en sus partes más polémicas a cambio del levantamiento de algunas sanciones económicas impuestas por la Unión Europea (UE) y Estados Unidos, incluido no enriquecer uranio por encima del 5 por ciento.

El acuerdo definitivo contemplaría que Irán pueda mantener un programa de enriquecimiento de uranio dentro de unos términos pactados y limitados.

A cambio, Irán debe despejar todas las dudas sobre la naturaleza exclusivamente pacífica de su programa.

Para leer más