30 de marzo de 2020
27 de junio de 2018

Atacada la vivienda de un viceprimer ministro de Libia en medio de las disputas por los puertos petroleros

TÚNEZ, 27 Jun. (Reuters/EP) -

Un grupo de hombres armados atacó en la noche del martes la vivienda de uno de los viceprimeros ministros de Libia, Fazi al Majbari, horas después de que expresara su apoyo a la decisión de las fuerzas del mariscal de campo Jalifa Haftar de entregar el control de los puertos petroleros de Ras Lanuf y Sidra a una empresa paralela a la estatal.

El Ministerio de Justicia ha indicado que Al Majbari, parte del gobierno reconocido internacionalmente --enfrentado al asentado en el este de Libia, al que apoya Haftar--, ha confirmado que el ataque tuvo lugar a última hora del martes.

Fuentes cercanas al viceprimer ministro han resaltado que "no fue secuestrado ni detenido", si bien ha reconocido que "hubo un enfrentamiento". "Su guardia (de seguridad) resultó herido de gravedad y está siendo atendido en un hospital", han agregado.

Estas fuentes han vinculado el ataque con el comunicado publicado por Al Majbari expresando su comprensión con la decisión de entregar el control de los puertos a la Corporación Nacional del Petróleo (NOC), con sede en Benghazi, lo que fue criticado por la empresa estatal.

Así, argumentó que la decisión se debió "al aislamiento sistemático, la marginación y la distribución injusta de los recursos de la producción (de petróleo)".

El comunicado de Al Majbari confirmó las diferencias existentes en el seno del gobierno de unidad, que publicó otro comunicado condenando la decisión de las tropas de Haftar y pidiendo a Naciones Unidas que impida la "venta ilegal" de petróleo.

El portavoz de las fuerzas de Haftar, Ahmed al Mismari, argumentó que la decisión fue adoptada en respuesta a la falta de reconocimiento por parte del presidente de la NOC de Trípoli, Mustafá Sanalá, a los "sacrificios" realizados por las tropas de Haftar a la hora de asegurar los puertos.

El control de los puertos fue recuperado la semana pasada tras una ofensiva por parte de la milicia Guardia de las Instalaciones Petroleras (GIP), Ibrahim Jadran, que controló Ras Lanuf y Sidra durante varios días.

Jadran dijo tras sus avances que los puertos petroleros estaban abiertos para su exportación por parte del Consejo Presidencial, parte del gobierno de unidad asentado en Trípoli, y reiteró su lealtad a este Ejecutivo, que declaró sus fuerzas como ilegítimas y condenó su ofensiva.

Libia se encuentra inmersa en el caos desde la caída del régimen de Muamar Gadafi, dividida 'de facto' entre dos administraciones y salpicada aún por una amalgama de milicias armadas. Las principales facciones llegaron en mayo a un principio de acuerdo para celebrar elecciones parlamentarias y presidenciales el próximo 10 de diciembre.

Para leer más