23 de septiembre de 2019
21 de julio de 2014

Ban condena la "persecución sistemática" de las minorías en Irak por parte del Estado Islámico

MADRID, 21 Jul. (EUROPA PRESS) -

El secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki Moon, ha condenado firmemente este domingo la "persecución sistemática" de las poblaciones minoritarias de Irak por parte de los milicianos del grupo extremista Estado Islámico y las formaciones armadas asociadas al mismo.

Ban ha mostrado una especial preocupación por las amenazas contra los cristianos en Mosul y otras zonas controladas por el grupo --antiguo Estado Islámico de Irak y el Levante (ISIS)--, para que abandonen las ciudades en caso de que se nieguen a convertirse al Islam o a pagar el impuesto conocido como 'dhimma'.

Así, ha repudiado los secuestros, asesinato y destrucción a la que hacen frente los integrantes de las minorías entorreligiosas como las yazidi y shabak, así como los chiíes y cristianos, al tiempo que ha recordado que este tipo de agresiones contra la población civil pueden constituir un crimen contra la Humanidad.

Las palabras de Ban han llegado horas después de que el primer ministro del país, Nuri al Maliki, afirmara que "los crímenes del ISIS contra los cristianos requieren que el mundo se levante para hacer frente al grupo", según ha informado la agencia iraquí de noticias NINA.

"Lo que las bandas del ISIS están haciendo a nuestros ciudadanos, a los cristianos de Nínive, como atacar iglesias y otros centros de culto en las áreas que están bajo su control, muestra sin duda alguna la naturaleza de los grupos terroristas y extremistas, que suponen una amenaza para el legado humanitario y la herencia a través de los siglos", ha manifestado.

En este sentido, ha destacado que "a través de estos crímenes, la falsedad de sus afirmaciones queda desvelada". "Estamos a tiempo para que las agencias estatales cubran las necesidades de las personas que vivieron seguras y en paz desde hace siglos", ha remachado.

Por u parte, el líder de la Iglesia Católica Caldea, la principal iglesia del país, Louis Raphael Sako, ha valorado que los milicianos del Estado Islámico son peores que el líder mongol Genghis Khan y su nieto Hulagu, que redujeron a cenizas Bagdad.

"Los crímenes del Estado Islámico son cometidos no sólo contra los cristianos, sino contra toda la Humanidad", ha dicho Sako durante una ceremonia celebrada en el este de la capital en la que han participado alrededor de 200 musulmanes como muestra de solidaridad.

"¿Cómo es posible que en el siglo XXI se expulse de sus casas a la gente por ser cristianos, chiíes, suníes o yazidis?", se ha preguntado. "Las familias cristianas han sido expulsadas de sus casas, sus bienes han sido robados, y sus viviendas han sido expropiadas en nombre del Estado Islámico", ha explicado.

"Esto no pasó nunca en la historia cristiana o islámica. Esto no lo hicoern ni Genghis Khan ni Hulagu", ha remachado. Hulagu Khan encabezó un Ejército que saqueó Bagdad en 1258, matando a decenas de miles de personas, destruyendo un califato con 600 años de existencia y dejando la ciudad en ruinas.

PALABRAS DEL PAPA

El Papa Francisco ha mostrado su preocupación por la situación de los cristianos en Irak y ha pedido continuar rezando por Oriente Próximo y Ucrania, tras el ángelus de este domingo.

"Nuestros hermanos están siendo perseguidos, han sido echados de sus casas sin tener la posibilidad de llevar nada con ellos", ha afirmado el Pontífice, que ha asegurado "su cercanía y constante oración" a estas personas.

"Sé cuánto sufrís, habéis sido desnudados de todo, estoy con vosotros en la fe en aquel que ha vencido el mal", ha clamado. Además se ha dirigido a todos los que estaban reunidos en la plaza de San Pedro y a los que seguían por televisión el rezo del ángelus y ha pedido recordar a estas personas en las oraciones. Tras ello, ha pedido a todos rezar en silencio por la paz.

En 2003, la comunidad cristiana de Mosul tenía unos 35.000 fieles. En los once años siguientes al comienzo de la guerra, el número cayó trágicamente a alrededor de 3.000 y ahora ya no queda ninguno.

Para leer más