27 de enero de 2020
27 de febrero de 2018

Barnier presentará este miércoles un texto "sin sorpresas" del acuerdo del Brexit

Barnier presentará este miércoles un texto "sin sorpresas" del acuerdo del Brexit
REUTERS / FRANCOIS LENOIR

"Es ilusorio pensar que vamos a aceptar el picoteo", avisa el jefe negociador de la UE

BRUSELAS, 27 (EUROPA PRESS)

El jefe negociador de la UE para el Brexit, Michel Barnier, ha avanzado que presentará este miércoles el texto del Acuerdo de Retirada de Reino Unido de la Unión Europea, que no contendrá "sorpresas".

"El Colegio de Comisarios discutirá primero antes de adoptar un proyecto de texto para este Acuerdo de Retirada", ha avanzado en rueda de prensa Barnier al término de la reunión para informar a los Veintisiete sobre el estado de las negociaciones con Reino Unido.

"Este proyecto no contiene sorpresas", ha asegurado Barnier, que ha explicado que el texto "traducirá jurídicamente" los compromisos pactados por ambas partes en diciembre sobre los asuntos prioritarios de su separación, a saber, los derechos de los ciudadanos, la factura del Brexit y la frontera entre Irlanda y el Ulster, que permitieron a los líderes europeos aceptar pasar a la segunda fase de negociación, sobre el periodo de transición e iniciar la discusión sobre el marco futuro de las relaciones.

El texto lo discutirán primero los Veintisiete en cooperación "estrecha" con la Eurocámara y sólo se después se pondrá "en la mesa de negociación con Reino Unido, lo antes posible", ha explicado.

En el caso de la frontera con Irlanda, Barnier ha avanzado que plantearán la tercera opción de "la coherencia normativa" como forma de evitar la vuelta a una frontera dura y mantener los Acuerdos de paz del Viernes Santo. "No podemos dejar en suspenso la cuestión irlandesa", ha justificado.

"Estoy abierto a todas las demás soluciones", ha asegurado no obstante Barnier, que ha instado para ello al Gobierno británico a presentar propuestas concretas para resolver el escollo de no volver a una frontera dura con la salida de Reino Unido del mercado único y de la Unión Aduanera, "sus propias líneas rojas".

El jefe negociador de la Eurocámara para el 'Brexit', el liberal belga Guy Verhofstadt, ha apoyado que "la mejor manera" de evitar la vuelta a una frontera dura es que haya "convergencia normativa" entre Irlanda del Norte y la República de Irlanda", algo que se incluirá como "protocolo" al Acuerdo de Retirada.

MUCHAS DIVERGENCIAS: LA TRANSICIÓN NO ESTÁ GARANTIZADA

El documento también incorporará el texto sobre el periodo de transición, para dar tiempo a los ciudadanos y empresas a adaptarse a la salida de Reino Unido del bloque.

"Persisten divergencias importantes con Reino Unido sobre lo que entendemos por transición, las condiciones y la dimensión de esta transición", ha admitido Barnier, reiterando de nuevo que la transición, hoy ,"no está garantizada".

Ambas partes difieren por ejemplo sobre la duración de la transición, que el jefe negociador de la UE pide que termine el 31 de diciembre de 2020 para que coincida con el fin del periodo presupuestario europeo. "Es más simple", ha justificado.

"Reino Unido parece mantener abierta esta duración, lo que no es posible", ha avisado Barnier.

Dado que Reino Unido seguirá formando parte del mercado único y la unión aduanera durante la transición, Barnier ha dejado claro que Londres deberá respetar el acervo comunitario, es decir, "las mismas normas", otro de los escollos entre las partes, algo que también ha secundado el eurodiputado belga.

"No podemos aceptar el riesgo de divergencia normativa durante la duración de esta transición", ha avisado Barnier.

Verhofstadt ha admitido que en la Eurocámara están dispuestos a ser "más flexible" con el periodo de transición, siempre que no supere los tres años. "Unos meses más no es un problema", ha asegurado, aunque ha dejado claro que Reino Unido deberá cumplir "todo el acervo" europeo durante la transición, periodo durante el cual no cambiará nada salvo por el hecho de que Londres ya no participará en la toma de decisión en la UE ni en sus instituciones.

"Está en el interés de todo el mundo tener un acuerdo rápido sobre la transición", ha asegurado el eurodiputado belga, que ha admitido no obstante la necesidad de "prepararse" por si no se logra un acuerdo sobre Brexit, algo que "nadie quiere".

Tampoco están de acuerdo sobre la posición de Reino Unido de restringir los derechos de los europeos que lleguen a Reino Unido tras su salida del bloque a partir del 19 de marzo de 2019 hasta el fin del periodo de la transición, mientras que la parte europea exige que les garantice los mismos derechos dado que hay que mantener "la libre circulación" de personas y no solo la de bienes, servicios y capitales.

"No es aceptable", ha secundado Verhofstadt, que ha exigido mantener "los mismos derechos" y garantizar un sistema sencillo para regularizar su situación en Reino Unido.

También quedan "muchas divergencias" en otros asuntos como la posibilidad de que Reino Unido pueda optar a participar en las políticas de Justicia e Interior, sobre los acuerdos internacionales, la participación de Reino Unido en un Comité de Exteriores o sobre el mecanismo de consultación a Londres en asuntos de pesca, exteriores o defensa, ha enumerado.

"Por ahora, teniendo en cuenta estas divergencias, la transición no está garantizada. Es esencial que progresemos", ha alertado de nuevo Barnier.

El jefe negociador de la UE no ha ocultado su preocupación por el plazo "corto" de tiempo para llegar a un acuerdo, "entre ahora y otoño" sobre las condiciones de la separación y el periodo de transición.

"El reloj está contando. Estoy preocupado. El tiempo es corto", ha admitido, al tiempo que ha confiado en que la publicará del texto del Acuerdo de Retirada, ayude a avanzar en la negociación.

RELACIÓN FUTURA

Respecto a la relación futura, Barnier también ha avisado al Gobierno británico de que no le dejarán "picotear" en función de sus intereses y que la prioridad es preservar "el respeto al mercado único".

"Comparto la opinión del presidente del Consejo Europeo", ha asegurado, al ser preguntado si está de acuerdo en la visión de las relaciones futuras de Reino Unido es "pura ilusión", como aseguró el viernes Donald Tusk.

"Es ilusorio pensar que vamos a aceptar el picoteo", ha avisado, en alusión a la propuesta de Reino Unido de mantener una mayor o menor convergencia normativa con la UE en función de los sectores que le interesan.

El jefe negociador de la Eurocámara también ha avisado que esa propuesta "es una forma inaceptable"por parte de Reino Unido para poder "picotear"el acceso al mercado europeo en áreas de su interés como los servicios financieros.

"Absolutamente esto no es posible", ha asegurado, confiando en que la primera ministra británica, Theresa May, aporte claridad es su esperado discurso de este viernes sobre cómo ve la relación futura con la Unión. "Será absolutamente clave y necesario para acelerar las negociaciones de la segunda fase", ha avisado.

Barnier ha explicado que los Veintisiete han participado en doce seminarios sobre asuntos como la aviación, la pesca, seguridad, defensa, política extranjera, "extremadamente útiles" para "construir" esa "comprensión común de todos los desafíos" en los diferentes sectores de cara a forjar una nueva relación con Reino Unido.

Los líderes europeos prevén adoptar nuevas directrices en su cumbre del 22 y 23 de marzo con sus líneas rojas para negociar un nuevo marco de relaciones con Reino Unido tras el Brexit. Antes, el pleno de la Eurocámara votará su posición negociadora el 13 o 14 de marzo. Verhofstadt ha dicho que contemplan que cubra un acuerdo comercial, la cooperación temática en áreas como la innovación y la aviación, la cooperación en justicia y seguridad interna y la cooperación en exteriores y seguridad externa.

Para leer más