23 de abril de 2019
22 de mayo de 2014

El BCHR denuncia la "ejecución extrajudicial" de un joven durante los enfrentamientos registrados en Sitra

MADRID, 22 May. (EUROPA PRESS) -

El Centro de Bahréin por los Derechos Humanos (BCHR) ha denunciado este miércoles la "ejecución extrajudicial" de un adolescente de catorce años de edad durante los enfrentamientos registrados durante la jornada entre manifestantes y fuerzas de seguridad en la localidad de Sitra.

Los residentes locales han relatado que los enfrentamientos han estallado en el marco del tradicional funeral de tres días por el joven que murió el pasado viernes a causa de la explosión de una bomba que, según algunas versiones, estaba intentando colocar para atacar a la Policía.

Los testigos han asegurado que la Policía ha utilizado perdigones y gases lacrimógenos contra las personas que participaban en el funeral, que han respondido lanzando piedras y varas de metal a los uniformados.

El BCHR ha sostenido que el fallecido, identificado como Mahmud Sayed Mohsen, participaba en el funeral por Alí Faisal al Akrawi cuando las fuerzas de seguridad abrieron fuego contra los presentes.

En base a las declaraciones ofrecidas por un testigo de los hechos a la organización, Sayed Mohsen huía de los agentes cuando dos policías se acercaron a él y le dispararon en el pecho con una escopeta de perdigones a una distancia de entre dos y tres metros.

Otros testigos le han descrito como "un periodista ciudadano" que estaba grabando los enfrentamientos con una cámara y difundiendo las imágenes en las redes sociales, si bien el BCHR --que ha reconocido que Sayed Mohsen era un reconocido periodista ciudadano-- ha dicho que en el momento del incidente no estaba haciendo fotografías.

El BCHR ha relatado que los agentes rodearon al joven y siguieron disparando contra los manifestantes antes de dejarle abandonado diez minutos después sin facilitarle ningún tipo de asistencia médica. Finalmente, un grupo de manifestantes le sacó del lugar en vehículo, pero fue declarado muerto a su llegada al hospital.

El Ministerio de Interior, por su parte, ha confirmado a través de su cuenta oficial en Twitter que la Policía está investigando la muerte de una persona que, según la información que han recibido, ha sido trasladada a una clínica local.

"El hecho de que (los responsables) no rindan cuentas permite la impunidad en Bahréin, permitiendo que estas graves violaciones de los Derechos Humanos continúan. De los 96 casos de ejecuciones extrajudiciales documentadas, sólo unos pocos agentes de bajo rango han sido juzgados por sus crímenes", ha dicho el grupo.

Asimismo, ha agregado que la mayoría de los agentes han sido absueltos o han visto sus penas reducidas considerablemente, si bien ha asegurado que no puede confirmar que ninguno de ellos haya llegado a entrar en prisión.

CONTEXTO POLÍTICO

El emirato, aliado de Estados Unidos y las monarquías del Golfo, ha reprimido violentamente las protestas prodemocráticas en el territorio. En dicho contexto, impuso la Ley de Seguridad Nacional en marzo de 2011, lo que conllevó la entrada de tropas saudíes y emiratíes en el país para aplastar las protestas.

La oposición ha denunciado en reiteradas ocasiones las medidas violentas utilizadas por las fuerzas de seguridad y ha afirmado que han fallecido casi cien personas desde el inicio de las protestas, la mayoría de ellas por inhalación de gases lacrimógenos y atropellos de vehículos policiales.

Asimismo, desde el inicio de la represión de las autoridades contra los manifestantes, ONG internacionales como Amnistía Internacional (AI), Human Rights Watch (HRW) o Reporteros Sin Fronteras (RSF) han emitido múltiples comunicados para denunciar la situación de Derechos Humanos en el país y pedir a la comunidad internacional una postura activa de presión sobre el Ejecutivo.

El anterior proceso de diálogo para intentar poner fin a la crisis política en Bahréin concluyó en julio de 2012 sin alcanzar ningún acuerdo por la retirada del principal grupo de la oposición, Al Wefaq, que denunció que estaba infrarrepresentado en la mesa de diálogo.