1 de diciembre de 2020
8 de abril de 2006

Bielorrusia.- El presidente Lukashenko jura su tercer mandato y acusa a Occidente de querer "humillar" a Bielorrusia

MINSK, 8 Abr. (EP/AP) -

El presidente de Bielorrusia, Alexander Lukashenko, juró hoy su cargo, que le revalida para un tercer mandato obtenido en unas elecciones denunciadas por Occidente, que las calificó de antidemocráticas y fraudulentas.

Lukashenko hizo su juramento durante una ceremonia en el Palacio de la República, un enorme palacio de congresos de la era soviética, a la que asistieron miles de funcionarios y diputados. La audiencia aclamó al presidente con una gran ovación.

En un breve discurso después de la inauguración, Lukashenko arremetió contra Occidente por fomentar la tensión en el país. "Quieren humillar a nuestra nación y convertirla en otro terreno de prueba para una revolución de color", señaló, en referencia a las protestas y movilizaciones populares que han derrocado varios gobiernos en otras repúblicas ex soviéticas, como la denominada 'revolución naranja' en Ucrania.

El edificio, situado en el centro de Minsk, estaba protegido por la Policía, que bloqueó la entrada de personas a otras zonas del centro de la capital bielorrusa, en un aparente esfuerzo de impedir que la oposición protagonizara manifestaciones.

Ayer viernes, la Policía antidisturbios disolvió una protesta integrada por decenas de activistas de la oposición en la céntrica plaza que sirvió de escenario para las manifestaciones que siguieron a la victoria electoral de Lukashenko. Al frente de su país desde 1994, Lukashenko, que según los resultados oficiales obtuvo el 83% de los apoyos, se ha enfrentado a una generalizada condena internacional desde que tuvieran lugar los comicios, el pasado 19 de marzo.

Asimismo, Lukashenko atacó hoy a sus adversarios en Bielorrusia, y les acusó de estar manipulados por Occidente. "Los bielorrusos no pueden ser estrangulados, no pueden ser manipulados", afirmó el considerado como el último dictador de Europa.

El principal candidato de la oposición, Alexander Milinkevich, que recibió el 6% de los votos, sostiene que las elecciones fueron fraudulentas. "El mundo civilizado no reconoce a Lukashenko, y le será difícil convencer al pueblo bielorruso de su victoria", aseguró hoy, en una entrevista telefónica. Miles de personas salieron a las calles en el centro de Minsk para protestar por el resultado electoral, y cientos de ellos han sido encarcelados después de que algunas protestas desencadenaran en violentos enfrentamientos con la Policía. Otro líder de la oposición, Alexander Kozulin, se encuentra en prisión desde entonces, acusado de organizar disturbios.