12 de diciembre de 2019
22 de julio de 2019

Bruselas pide a Israel el cese inmediato de la demolición de viviendas palestinas en el sur de Jerusalén

BRUSELAS, 22 Jul. (EUROPA PRESS) -

La Comisión Europea ha denunciado que la política de asentamientos del Gobierno israelí, así como su práctica de expulsar y demoler casas palestinas en los territorios ocupados en Jerusalén y Cisjordania es "ilegal" en virtud del Derecho Internacional y ha reclamado este lunes al Gobierno israelí el cese inmediato de la demolición de viviendas palestinas en el sur de Jerusalén.

"Esperamos que las autoridades israelíes cesen inmediatamente la ejecución de las demoliciones en marcha", ha asegurado en rueda de prensa el portavoz del Ejecutivo comunitario, Carlos Martín Ruiz de Gordejuela.

El Ejecutivo comunitario ha reiterado que para la UE la política de asentamientos iraelíes, así como su práctica de transferencias forzadas, expulsiones y confiscaciones de viviendas palestinas "es ilegal en virtud del Derecho Internacional" y "socava la viabilidad de la solución de dos Estados y la perspectiva de una paz duradera", al tiempo que "perjudica seriamente la posibilidad de que Jerusalén sirva como capital futura de ambos estados".

DESTRUCCIÓN EN WADI HUMUS Cientos de soldados se han presentado a primera hora de la mañana en Wadi Humus para destruir unos 70 apartamentos, la mayoría de los cuales estaban en construcción, aunque ya había tres familias viviendo allí, un total de 17 personas que han tenido que ser evacuadas.

Wadi Humus está en la zona de Sur Baher, dentro de los límites municipales de Jerusalén pero en las áreas A y B controladas por la Autoridad Palestina. Sus vecinos recibieron los permisos de construcción de la ciudad palestina de Belén, que tiene jurisdicción sobre Wadi Humus.

En 2011, una normativa israelí prohibió construir cerca de la barrera de seguridad, pese a lo cual las obras en Wadi Humus comenzaron en 2014. El pasado mes de junio, el Tribunal Supremo avaló la demolición de estas viviendas, una decisión que el domingo fue confirmada en segunda instancia.

El secretario general de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP), Saeb Erekat, ha advertido de que la demolición de viviendas palestinas en la zona ocupada de Jerusalén Este "constituye una grave violación de la Cuarta Convención de Ginebra, así como un crimen de guerra bajo el Estatuto de Roma del Tribunal Penal Internacional".