5 de marzo de 2021
10 de abril de 2014

Cameron llama "extremistas" a sus rivales en las elecciones europeas

LONDRES, 10 Abr. (Reuters/EP) -

El primer ministro británico, David Cameron, ha calificado a sus rivales en las elecciones europeas de "extremistas" durante el lanzamiento de su campaña electoral, en la que intentará protegerse de las amenazas del partido antieuropeo antes de los comicios.

El Partido por la Independencia de Reino Unido (UKIP), que pretende endurecer la legislación sobre la inmigración y sacar al país de la Unión Europea, podría resultar la fuerza más votada para las elecciones al Parlamento Europeo, según una encuesta.

Cameron se ha comprometido a renegociar los acuerdos con Bruselas y a convocar un referéndum en 2017 para votar la permanencia del país en la organización si gana las próximas elecciones. La promesa ha sido realizada por el aumento de la presión de diputados euroescépticos de su propio partido y por el incremento de apoyo al UKIP por parte de la sociedad británica.

La decisión le ha enfrentado con el proeuropeo viceprimer ministro, Nick Clegg, quien ha redirigir el problema hacia un debate a dos bandas entre su partido, el menos representado en la coalición gobernante, y el UKIP.

Clegg ha participado en dos debates de televisión, en los que se ha enfrentado al líder del UKIP, Nigel Farange, y en los que el ganador habría sido este último, según encuestas realizadas por YouGov.

"Al mirar a otros partidos se ve que hay dos discursos extremistas", ha declarado Cameron durante la presentación de su campaña electoral. "Uno dice 'Amamos a la Unión Europea'. El otro 'Odiamos a la Unión Europea'. Uno dice 'Queremos que las cosas sigan igual'. El otro dice 'Iremos por nuestra cuenta fuera de la Unión Europea'", ha añadido.

TERCERA FUERZA MÁS VOTADA

Una encuesta publicada por YouGov recoge que el Partido Conservador, en el que milita Cameron, se convertiría en la tercera fuerza más votada para el Parlamento Europeo, por detrás del UKIP y el Partido Laborista, que lucharán por ganar las elecciones.

El Partido Laborista ha comunicado que solo celebraría un referéndum para decidir la permanencia en la Unión Europea si se transfiriesen más poderes a Bruselas.

Cameron ha dicho que no se puede confiar en el UKIP, un partido que tiene nueve diputados en el Parlamento Europeo pero ninguno en el británico.

"No se puede confiar en un partido antieuropeo a la hora de defender los intereses de Reino Unido en Europa. Aquí mantienen un discurso, pero cambiarán según suban al avión que les lleve a Bruselas. Cuando votan no piensan en Reino Unido", ha añadido el dirigente británico.

"El Partido Laborista y el Partido Liberal Demócrata no os darán voz en Europa y el UKIP no puede cambiar nada", ha alegado Cameron.

"Cuando los laboristas dicen que todo está bien en Europa no están buscando maximizar los intereses del país. Tampoco se maximizan saliendo de Europa, como defiende el UKIP. Lo mejor para Reino Unido es luchar por un cambio real en la Unión Europea", ha concluido.

El UKIP, que se define como un partido contrario a la actual jerarquía política, espera beneficiarse de un escándalo que ha supuesto la dimisión de la ministra de Cultura, María Miller, alegando que la defensa de Cameron a Miller ha demostrado su distanciamiento con la opinión pública.

Para leer más