26 de noviembre de 2020
6 de junio de 2006

Chad.- Los janjaweed sudaneses aumentan sus ataques en el este de Chad, causando gran número de desplazados, según ACNUR

NUEVA YORK, 6 Jun. (EUROPA PRESS) -

La Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) manifestó hoy su "extrema preocupación" por los continuos ataques de las milicias sudanesas conocidas como 'janjaweed' en el este de Chad, país fronterizo con la conflictiva región sudanesa de Darfur, lo que está creando el ambiente ideal para que aumente el número de desplazados en la región, de la que 50.000 chadianos ya han sido expulsados.

"Pedimos urgentemente a Sudán y Chad que refuercen la seguridad en las zonas fronterizas para evitar más ataques y desplazamientos y hacemos un llamamiento para lograr un mayor compromiso internacional en este asunto que está extendiendo la inestabilidad y la inseguridad", manifestó el portavoz de ACNUR, Ron Redmond.

La situación actual de inseguridad amenaza asimismo a los 213.000 refugiados de Darfur que se encuentran en una docena de campos administrados por ACNUR en la región fronteriza entre ambos países. Redmond puso como ejemplo el incidente del sábado pasado, en el que las milicias armadas robaron 350 cabezas de ganado de una localidad en la zona de Goz Beida.

"No hubo heridos pero es sólo un ejemplo de la escalada de violencia que está causando el aumento del número de desplazados y en algunos casos de muertos", declaró el portavoz. Las milicias responsables de los ataques provienen del conflicto de Darfur entre los rebeldes independentistas de la región y las milicias pro gubernamentales'janjaweed', que provocó el desplazamiento de dos millones de personas.

Los ataques contra Chad por parte de los 'janjaweed', quienes están acusados de cometer atrocidades en Darfur, parecen haberse convertido en sistemáticos y mortíferos en los últimos tres meses, y no hay signos que de que vayan a detenerse, dijo Redmond.

Hasta el momento estos ataques han obligado a desplazarse a 50.000 chadianos. En algunos casos los residentes en la zona han salido de sus hogares por miedo a ser atacados e incluso algunos se han desplazado varias veces. Redmond citó también varios ataques mortales desde marzo, uno de ellos una masacre en la que murieron más de 100 personas en la localidad de Djawara el pasado abril.

Tras entrevistarse con muchos de los desplazados, ACNUR descubrió que chadianos de otras tribus ha participado también en los ataques junto con las milicias sudanesas. Además, la llegada de más desplazados a algunas localidades ha provocado la escasez de bienes de primera necesidad y de agua.

Este es el caso de la región de Goz Beida, que tenía 6.000 habitantes y ahora acoge a más de 14.000 en el campo de Djabal, a la vez que trata de alojar a otros 11.000 chadianos expulsados de sus casas.