18 de agosto de 2019
  • Sábado, 17 de Agosto
  • 3 de junio de 2008

    China.- Amnistía exige la liberación de decenas de personas encarceladas desde las protestas de Tiananmen

    Exige al Gobierno que brinde apoyo y protección a las familias de los muertos de Tiananmen, "en vez de acosarlas como hasta ahora"

    MADRID, 3 Jun. (EUROPA PRESS) -

    Miles de seguidores de Amnistía Internacional (AI) de todo el mundo pedirán hoy a las autoridades chinas que dejen en libertad a las decenas de personas que se encuentran en prisión desde las protestas de la plaza de Tiananmen. Se calcula que entre 60 y 100 personas siguen encarceladas por su participación en aquellos hechos, de los que se cumplen 19 años.

    "En la represión de Tiananmen de junio de 1989 mataron a centenares de personas, y decenas se consumen todavía en las cárceles chinas simplemente por haber cuestionado la política del Gobierno", manifestó el director del Programa para Asia y Oceanía de Amnistía Internacional, Sam Zarifi. "No hay absolutamente ninguna excusa para que las autoridades chinas mantengan todavía encarceladas a estas personas", añadió.

    "China ha prometido mejoras en la situación de los Derechos Humanos durante el periodo previo a los Juegos Olímpicos", prosiguió. "Dejar en libertad a los activistas de Tiananmen presos, hacer justicia a quienes perdieron a algún familiar y permitir que se conmemore y llore en público a las víctimas será un gran avance en el establecimiento de un legado positivo de los Juegos en materia de Derechos Humanos", agregó.

    "El Gobierno chino debe brindar apoyo y protección a las familias de las personas muertas en la represión de Tiananmen, en vez de acosarlas, como lleva años haciendo", aseveró Zarifi. "Es hora de que China asuma esta tragedia e inicie el proceso de rendición de cuentas y curación de las heridas", concluyó.

    LAS ACTIVIDADES

    En todo el mundo, desde Londres hasta Tel Aviv o Ciudad de México, millares de partidarios de Amnistía Internacional pondrán flores rojas y blancas en distintos lugares en solidaridad con los familiares de las personas muertas y detenidas durante la represión de las protestas en favor de la democracia del 3 al 4 de junio de 1989.

    Los activistas guardarán también un minuto de silencio por las victimas del terremoto ocurrido el 12 de mayo en la provincia china de Sichuán y expresarán sus condolencias y su solidaridad a los supervivientes. "Las autoridades chinas han demostrado que pueden responder a las crisis naturales con gran eficiencia", explicó Sam Zarifi. "Les instamos a que hagan lo mismo cuando lo que se ve afectado son los Derechos Humanos, entre ellos el derecho a expresar pacíficamente opiniones", añadió.

    Según la Fundación Dui Hua, que tiene su sede en Estados Unidos, todavía hay entre 60 y 100 personas encarceladas por su participación en las protestas de Tiananmen. Se ignora su número exacto, pues las autoridades no lo han hecho público.

    Las autoridades chinas excarcelaron a varias personas en 2006, según AI, pero todavía las someten a estricta vigilancia policial y les impiden toda actividad que quepa considerar delicada desde el punto de vista político, como hablar con periodistas de sus experiencias.

    Las Madres de Tiananmen, grupo de activistas de Derechos Humanos que perdieron a sus hijos, hijas y otros parientes próximos en la represión, siguen pidiendo a las autoridades chinas que permitan a las familias de las víctimas ejercer su derecho de duelo en público, pongan fin a la persecución de las víctimas y sus familias, dejen en libertad a todas las personas aún presas por haber participado en protestas pacíficas y realicen una investigación completa y pública sobre los sucesos de junio de 1989. Las autoridades del Gobierno las han sometido a hostigamiento, discriminación y detención arbitraria, según Amnistía.

    Por su parte, el Centro de Información de Derechos Humanos y Democracia, con sede en Hong Kong, ha afirmado, citando una fuente anónima, que el fallecido Yang Shangkun --presidente de China y vicepresidente de la Comisión Militar Central cuando estallaron las manifestaciones-- admitió en una ocasión, en una entrevista privada en su casa, que la represión de Tiananmen se saldó con más de 600 víctimas mortales. El Partido Comunista chino ha mantenido en secreto la cifra oficial de fallecidos bajo los disparos de los soldados en la noche del 3 al 4 de junio de 1989.

    CASOS CONCRETOS

    Entre los casos citados por Amnistía figura el de Miao Deshun, detenido en junio de 1989 y declarado culpable de incendio provocado. La condena de muerte que le impusieron en un principio se conmutó por cadena perpetua en 1991, reducida a su vez a 20 años de cárcel en 1998. Actualmente se encuentra recluido en la prisión de Yanqing, a la afueras de Beijing, y deberá ser puesto en libertad el 15 de septiembre de 2018.

    Otro ejemplo es el de Liu Zhihua, que formaba parte de un grupo de trabajadores que organizaron una huelga en la fábrica de maquinaria eléctrica de Xiangtan, provincia de Hubei. La cadena perpetua a que fue condenado en un principio por pronunciar "discursos contra el gobierno" e incitar a una multitud a participar en "palizas, destrozos y saqueos" se redujo a 15 años en septiembre de 1993, pero volvió a ampliarse cinco años más en 1997 por su participación en una pelea. Con la condena reducida otros dos años en 2001 por buena conducta, ahora deberá ser puesto en libertad el 16 de enero de 2011.

    Amnistía recuerda también a Wang Jun, trabajador de la provincia de Shaanxi, que tenía 18 años de edad en el momento de las protestas. Le impusieron una condena de muerte por arrojar piedras, romper farolas e incendiar varios vehículos durante "graves disturbios políticos" ocurridos en la fabrica de Xincheng de la ciudad de Xian el 22 de abril de 1989. Actualmente se encuentra recluido en la prisión de Fuping, provincia de Shaanxi. Tras habérsele reducido la condena cuatro veces, deberá ser puesto en libertad el 11 de diciembre de 2009.

    Aparte, Amnistía asegura que se sigue sometiendo a hostigamiento detención y prisión a periodistas y activistas por informar de la represión de las protestas de 1989. Es el casoi de Yang Tongyan(seudónimo: Yang Tianshui), escritor independiente, que cumple una pena de 12 años de cárcel en la prisión municipal de Nanking, provincia de Jiangsu, por el cargo de "subversión", presentado sobre la base de acusaciones como escribir en favor del cambio político y democrático en China.

    Anteriormente había cumplido diez años de prisión por criticar la represión del movimiento de 1989 en favor de la democracia y tratar, presuntamente, de formar un partido político de oposición. Según informes, en 2007 lo obligaron a confeccionar balones de fútbol y baloncesto en un ambiente aparentemente tóxico durante periodos de entre 8 y 10 horas al día, aunque al final del año lo trasladaron a un trabajo menos arduo en la biblioteca de la prisión.

    Otro caso es el de Shi Tao, que continúa cumpliendo una condena de diez años por haber enviado un mensaje de correo electrónico en el que resumía un comunicado del Departamento Central de Propaganda sobre cómo debían tratar los periodistas el 15 aniversario de la represión del movimiento de 1989 en favor de la democracia.

    Al final de junio de 2007, lo trasladaron a la prisión de Deshan, en la ciudad de Changde, provincia de Hunan, donde sus condiciones de reclusión parecen haber mejorado y donde su madre puede ahora visitarlo con regularidad. El Tribunal Popular Supremo ha aceptado, según informes, una solicitud de revisión de su caso, pero no ha dicho nada más.

    Por último, Amnistía llama la atención sobre el caso de Kong Youping, ex sindicalista condenado a 15 años de prisión en septiembre de 2004 por haber publicado artículos y poemas en Internet en los que se pedía una reevaluación oficial del movimiento de 1989 en favor de la democracia. Cumple condena en la prisión de Lingyuan, provincia de Liaoning.