8 de marzo de 2021
14 de marzo de 2008

China/Tíbet.- La Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos insta a China a permitir las manifestaciones

NUEVA YORK, 14 Mar. (EUROPA PRESS) -

La Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos expresó hoy su preocupación por los acontecimientos que se están desarrollando en el Tíbet y urgió al Gobierno chino a permitir que los manifestantes protesten de manera pacífica.

"El Alto Comisionado urge al Gobierno de China a permitir que los manifestantes ejercen su derecho a la libertad de expresión y de reunión, que se abstengan de cualquier uso excesivo de la fuerza pero mantengan el orden y garanticen que los detenidos no sean maltratados", dijo la oficina de Arbour en un comunicado.

Por otro lado, el presidente de la Campaña Internacional para el Tíbet --que defiende la independencia de la región--, John Ackerly, señaló que los gobiernos de los países occidentales deberían, además de pedir moderación a Beijing con los manifestantes, presionarle para asegurar el pronto acceso de los medios de comunicación a los hechos y garantizar que los heridos en los incidentes reciben atención médica.

Ackerly consideró que las informaciones según las cuales han muerto dos personas por disparos de la Policía china en las manifestaciones de los tibetanos a favor de la independencia de su región hacen que se requieran unos medios de comunicación y una respuesta médica rápidos.

"Creemos que los medios de comunicación deberían poder hablar con los tibetanos de a pie", opinó el activista, que recalcó que si China permitiese el acceso de los medios sería algo positivo de cara a los Juegos Olímpicos que se celebrarán el próximo agosto en Beijing. Ackerly indicó que las víctimas mortales en los incidentes van desde dos hasta trece, cifras que no han sido confirmadas.

"Si esto es cierto, lo que significa es que hay muchos, muchos más heridos y que podría haber también muchos chinos heridos", apuntó. "Queremos asegurarnos de que la gente recibe cuidados médicos adecuados", agregó, tras lo cual lamentó que muchos tibetanos heridos acaban en prisión, "donde la atención médica es realmente mala".