6 de abril de 2020
11 de mayo de 2008

Las cifras oficiales hablan de más de 28.000 muertos por el ciclón

Las cifras oficiales hablan de más de 28.000 muertos por el ciclón
REUTERS

RANGÚN, 11 May. (Reuters/EP) -

La televisión estatal birmana aseguró hoy que la cifra de muertos por el paso del ciclón 'Nargis' asciende a 28.458, mientras que los desaparecidos suman 33.416, unas cifras que contrastan con las que maneja la Oficina de la ONU para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA), que estima que han muerto 102.000 personas y desaparecido unas 220.000.

La televisión birmana tan sólo añadió que 1.403 personas resultaron heridas a causa del ciclón. Por su parte, la OCHA explicó que sus cálculos proceden de una evaluación de la situación en 55 localidades del delta del río Irrawaddy y otras zonas afectadas y señaló que hay entre 1,2 y 1,9 millones de damnificados.

"Basándose en estas evaluaciones, la ONU estima que entre 1.215.885 y 1.919.485 millones de personas han resultado afectadas por el ciclón, que el número de fallecimientos está entre 63.290 y 101.682 y que se cree que 220.000 personas están desaparecidas", precisa el informe de la OCHA.

Asimismo, esta agencia de la ONU destacó que el 'Nargis' "probablemente" ha provocado "graves" efectos medioambientales que "podrían suponer un riesgo inmediato para la vida humana y la salud".

También consideró que Birmania se enfrenta ahora a problemas adicionales, como las migraciones y la violencia. "Dada la gravedad de la situación, que incluye la falta de alimentos y agua, algunos compañeros" han informado de que se teme que haya problemas relacionados con "la seguridad y los comportamientos violentos en las zonas más afectadas", alertó la OCHA, que añadió que la población "está migrando de las áreas más afectadas a las menos afectadas para cubrir sus necesidades básicas".

Por último, la agencia de Naciones Unidas encargada de los temas humanitarios reiteró que las autoridades birmanas sólo han entregado visados a unos pocos cooperantes internacionales. La hermética Junta militar ha aceptado el material de asistencia sin tener en cuenta su procedencia pero se ha mostrado reacia a permitir el acceso de los expertos en asistencia humanitaria occidentales, muchos de los cuales permanecen a la espera en Bangkok y en otras ciudades.