4 de marzo de 2021
14 de julio de 2014

Comienza en Rumanía el juicio por genocidio contra un excarcelero comunista

BUCAREST, 14 Jul. (Reuters/EP) -

Este lunes ha comenzado en Rumanía el juicio contra un exjefe de prisiones de 88 años acusado de haber llevado a cabo torturas y asesinatos durante las décadas de los 50 y los 60, en el marco de los esfuerzos del país por afrontar el legado de los comunistas.

El caso contra Alexandre Visinescu, un teniente coronel retirado que dirigió la prisión de Ramnicu Sarat, en el sureste de Rumanía, desde 1956 hasta 1963, es el primero de estas características que se juzga desde que cayó el régimen comunista de Nicolae Ceaucescu hace 25 años.

Visinescu está acusado de genocidio y de crímenes contra la Humanidad por intentar acabar con la totalidad o con parte de una comunidad étnica, religiosa o racial.

Los fiscales le han acusado tanto de haber torturado y golpeado a los prisioneros como de haberles denegado tratamiento médico alguno y cualquier tipo de calefacción. El Instituto para la Investigación de los Crímenes Comunistas y la Memoria de los Rumanos en el Exilio ha asegurado que los investigadores han encontrado evidencias de que Visinescu está implicado en la muerte de doce personas.

El exmilitar ha asegurado que solo cumplía ordenes y echa la culpa de lo ocurrido al régimen vigente en aquellos años.

Se cree que más de 2 millones de personas fueron asesinadas, detenidas, deportadas o reubicadas en Rumanía entre los años 1945 y 1989 bajo el Gobierno más represivo de la Europa comunista. Los historiados estiman que más de 100.000 personas, incluyendo profesores, doctores y políticos, murieron en las cárceles rumanas en esos años.

Los investigadores están detrás de otros cuatro excomandantes y, según ha asegurado el Instituto para la Investigación de los Crimenes Comunistas, unos 35 exoficiales de prisiones de esos años podrían haber cometido delitos de este tipo.

Muchos de los exoficiales comunistas rumanos seguían teniendo un gran peso en la vida pública del país hasta que el presidente Traian Basescu condenó los crímenes cometidos durante el periodo comunista en un discurso dado en 2006.

Visinescu no se ha presentado en el juicio este lunes, algo legal bajo la legislación rumana si se tienen razones de carácter físico, hasta que los tribunales emitan órdenes de detención. El tribunal de Bucarest ha marcado para el próximo 24 de julio la nueva sesión del juicio.

Para leer más