14 de noviembre de 2019
22 de junio de 2019

Concentración en Frankfurt en recuerdo del político alemán asesinado por un presunto simpatizante neonazi

Concentración en Frankfurt en recuerdo del político alemán asesinado por un presunto simpatizante neonazi
ANDREAS ARNOLD/DPA

FRÁNKFURT (ALEMANIA), 22 Jun. (DPA/EP) -

Cientos de personas se han concentrado este sábado para recordar al político de la Unión Demócrata Cristiana (CDU) Walter Luebcke, quien se significó por defender la política de puertas abiertas a los refugiados impulsada por la canciller, Angela Merkel. Luebcke fue asesinado a tiros por un individuo de ultraderecha y sospechoso de pertenencia a un movimiento neonazi el pasado 2 de junio en su casa.

"La plaza del Mercado está llena", ha relatado un responsable de la Iglesia en declaraciones a la agencia de noticias alemana DPA. En el acto se han encendido tres velas en honor de quienes resisten a la ultraderecha. Ha intervenido el alcalde de Wolfhagen, Reinhard Schaake.

La canciller alemana se ha referido al crimen durante un acto en Dormund en el que ha advertido de la necesidad de combatir a la extrema derecha políticamente "sin ningún tabú". "De lo contrario, perderemos completamente la credibilidad. Así, ha asegurado que su Gobierno se toma esta cuestión "muy, muy en serio"

Este mismo sábado, el ministro alemán de Interior, Horst Seehofer, ha llamado a reforzar la lucha contra la extrema derecha a la espera de que se confirmen las sospechas de que el político conservador Walter Luebcke fue asesinado por una persona próxima a grupos neonazis, Stephan E.

De confirmarse "la situación sería realmente peligrosa", ha explicado Seehofer, antes de señalar que la extrema derecha se ha convertido en "un peligro muy real" en Alemania.

El ministro alemán sitúo esta amenaza a mismo nivel que el terrorismo islamista y los llamados "Reichsbuerger" ("ciudadanos del Reich"), un colectivo de extrema derecha que niega el Holocausto y la legitimidad del Estado alemán.

Seehofer anunció su intención de "dotar de más fuerza al Estado de derecho". "Este asesinato", ha indicado "me lleva a emplear todos los recursos para aumentar la seguridad". Según el ministro, todos los niveles administrativos deben implicarse en la tarea de asegurar tanto a las personas como a los objetos, incluido el nivel municipal. "Es nuestro deber hacer lo humanamente posible para defender a las personas amenazadas", ha asegurado.

En relación al odio en Internet, Seehofer consideró que "los insultos, las calumnias y las incitaciones a la violencia son y serán perseguidos, ya sean online u offline".

El ministro también quiere examinar la posibilidad de privar a los enemigos de la democracia de sus derechos fundamentales. "Tenemos la competencia constitucional. Evaluaremos seriamente las posibilidades", ha añadido.

Luebcke, de 65 años y jefe del gobierno local de Kassel, fue descubierto poco después de la medianoche del 2 de junio con un disparo en la cabeza en la terraza de su vivienda en la localidad de Wolfhagen-Istha. El caso ha sido asumido por la Fiscalía Federal, que solo investiga crímenes de terrorismo o de gran notoriedad.

Este ataque sigue a otros casos de asesinatos neonazis como los perpetrados por Clandestinidad Nacionalsocialista (NSU, por sus siglas en alemán), que ha perpetrado desde 1998 decenas de atentados con bomba, robos y asesinatos de extranjeros.

Las autoridades estiman que en Alemania hay unos 12.000 radicales de ultraderecha potencialmente violentos y un reciente sondeo estima en el 60 por ciento la población que cree que el Gobierno no hace suficiente para combatir este tipo de delitos.

Para leer más