3 de marzo de 2021
28 de noviembre de 2014

Condenado un soldado británico por fabricar una bomba de clavos en su casa

LONDRES, 28 Nov. (EUROPA PRESS) -

Un soldado británico obsesionado con las políticas de extrema derecha, Ryan McGee, ha sido condenado a una pena de dos años de cárcel por fabricar una bomba de clavos en su casa de Manchester.

La Policía ha encontrado el explosivo casero después de un registro sin relación con el caso. McGee ha reconocido la autoría del delito y la posesión de un libro de fabricación de bombas titulado 'El libro de cocina del anarquista', publicado en la década de los 70 y con instrucciones sobre cómo fabricar drogas caseras. El artefacto contiene 181 tornillos de metal y fragmentos de vidrio.

La Policía encontró el explosivo en la habitación del domicilio familiar de McGee, los expertos lo examinaron y más tarde, la unidad policial de terrorismo de Manchester inició una investigación.

El fiscal Roger Smart ha dicho que junto al artefacto había cierta cantidad de material similar, lo que parece "más que la colección de un aficionado entusiasta". "Ha buscado en Internet, ha comprado suministros y ha leído libros sobre cómo fabricar explosivos caseros", ha dicho Smart al tribunal, aunque ha descartado que McGee pertenezca a un grupo terrorista.

También ha informado de que McGee tenía en su ordenador los contactos de varios grupos de extrema derecha en Europa y un vídeo en el que dos personas son ejecutadas bajo una esvástica.

SEGUIDOR DE GRUPOS DE EXTREMA DERECHA

A McGee le interesaba la política de la Liga de Defensa Inglesa y había asistido a una de sus manifestaciones aunque no pertenecía a la misma, según su abogado, Antony Chinn.

Al ser interrogado por la Policía, McGee dijo estar interesado en la política de derecha porque rechaza la inmigración y que fabricó la bomba "en sus ratos libres".

Ha escrito su pensamiento en un diario titulado 'Libro de historias de Ryan', lleno de dibujos de pistolas y cuchillos, fotos de soldados y referencias a grupos como Frente Nacional, Ku Klux Klan y el Partido Nacional Británico.

Chinn ha asegurado que el hecho de que el diario de McGee contenga pegatinas de Scooby Doo es signo de su inmadurez. "Aunque admite que fabricó el artefacto, nunca ha intentado llevar a cabo con él ninguna acción violenta", ha añadido.

El juez Brian Barker ha afirmado que "cualquier explosivo en las manos equivocadas podría causar mucho sufrimiento". Se ha lamentado de que "vivimos en una época violenta. Dejemos claro que la experimentación con cualquier tipo de armas tiene severas consecuencias", ha añadido.

Mari Reid, de la Unidad Fiscal Antiterrorista, ha afirmado que McGee ha fabricado un artefacto "vulgar pero viable", con la capacidad de matar o herir de gravedad. El Ministerio de Defensa ha dicho en una nota que expulsará a McGee del Ejército.

Para leer más