7 de marzo de 2021
23 de diciembre de 2014

Condenan a cuatro ex militares por una explosión en una fábrica de armas en Argentina

Condenan a cuatro ex militares por una explosión en una fábrica de armas en Argentina
TÉLAM

BUENOS AIRES, 23 Dic. (EUROPA PRESS) -

La Justicia argentina ha condenado a hasta 13 años de prisión este martes a cuatro ex jefes militares argentinos por la explosión de la Fábrica Militar de Río Tercero, en Córdoba (Argentina), que dejó siete muertos y más de 300 heridos en 1995.

Los cuatro ex militares han sido sentenciados por estrago doloso --causar daños graves de manera intencional--. Dos de ellos, Marcelo Gatto y Jorge Cornejo Torino, que ocupaban cargos directivos en la planta, han recibido una pena de 13 años de prisión, mientras que Carlos Franke y Edberto González de la Vega, quienes trabajaban en Fabricaciones Militares, dependiente del Ministerio de Defensa, han sido condenados a 13 y 10 años respectivamente.

El tribunal cordobés ha dictaminado que el incendio en la planta se inició "de manera intencional, programada y organizada" para ocultar la "falta de proyectiles y municiones que tenía el Ejército a raíz de la venta ilegal de armas a Ecuador y Croacia", según ha informado la agencia de noticias Infojus.

El fiscal Guillermo Lega ha indicado que las pruebas son suficientes para concluir que se realizó "tráfico ilegal de armas". Los informes sobre los movimientos del material bélico han servido para reafirmar la hipótesis sobre el móvil de la explosión.

El marzo del año pasado, el ex presidente argentino Carlos Menen fue condenado por un tribunal en Buenos Aires por el envío ilegal de armas a Croacia y a Ecuador durante los años 90, pero el caso se archivó en los cargos relativos a la explosión.

El 3 de noviembre de 1995, a las 08.55 (hora local), se escucharon dos explosiones casi simultáneas en Río Tercero, mientras que una tercera tuvo lugar entre 10 y 12 minutos después, de acuerdo con varios testigos.

Siete personas murieron a causa de las esquirlas que arrojó la explosión, decenas de casas quedaron en ruinas y otros cientos sufrieron graves daños, mientras que la ciudad de Río Tercero se llenó de fragmentos de la fábrica y municiones de guerra.

Para leer más