14 de octubre de 2019
11 de marzo de 2009

El Congreso de Estados Unidos suaviza la presión sobre Cuba y permite más viajes a la isla

WASHINGTON, 11 Mar. (Reuters/EP) -

El Senado estadounidense aprobó ayer una propuesta mediante la cual se relajan algunas de las sanciones que pesan sobre Cuba y se establecen nuevos permisos para los viajes y los envíos de remesas a la isla. Así, entre otros aspectos, las familias de origen cubano residentes en Estados Unidos podrán visitar su lugar de origen cada año, en lugar de cada tres como establecía una norma de 2004.

Esta iniciativa supone un paso adelante en la revisión de las políticas norteamericanas respecto a Cuba pero, a tenor de lo visto entre los congresistas, el presidente Barack Obama no tendrá nada fácil flexibilizar las sanciones. La administración trató de convencer hasta el último momento a dos miembros del Partido Demócrata para que diesen el visto bueno a la iniciativa, incluida en un amplio paquete de medidas de gasto público de 410.000 millones de dólares.

El secretario del Tesoro, Timothy Geithner, remitió una carta a los dos senadores disidentes para asegurarles que "actualmente" Washington revisa sus políticas hacia la isla de cara a "promover cambios democráticos en Cuba y mejorar la vida de sus ciudadanos". "Vuestra opinión y otras versiones de Capitol Hill serán importantes en esta revisión, y el presidente mantiene su compromiso de consultaros cuando estudie cambiar la política hacia Cuba", agregó Geithner.

A lo que Obama no parece dispuesto por el momento es a levantar el embargo comercial que pesa sobre la isla desde hace décadas, pese a la petición generalizada de toda América Latina. Parte de los legisladores norteamericanos también parecen dispuestos a revisar este punto en la medida en que la salida de Fidel Castro de la Presidencia cubana el año pasado parece haber marcado un cambio en La Habana.

Sin embargo, otros como el senador demócrata por Nueva Jersey Robert Menendez sostienen que los cambios "darán al régimen de Castro beneficios económicos para el mantenimiento de sus políticas de represión".