6 de abril de 2020
19 de septiembre de 2008

Crónica Corea.- Corea del Norte anuncia que reconstruirá su reactor nuclear porque EEUU no ha cumplido sus compromisos

Washington cree que Yongbyon aún no ha sido puesto en marcha pero confirma que Pyongyang "está cerca de llegar a ese punto"

SEÚL, 19 Sep. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno de Corea del Norte anunció hoy que ha iniciado la reconstrucción de su mayor reactor nuclear, el de Yongbyon, cuyo desmantelamiento inició hace casi un año, alegando que Estados Unidos no ha cumplido sus compromisos adquiridos en las negociaciones a seis bandas, que consistían principalmente en retirar al país asiático de su lista de países que patrocinan el terrorismo.

Corea del Norte ha suspendido el "desmantelamiento de sus instalaciones nucleares" y desde hace "algún tiempo" trabaja para "restablecer las de Yongbyon a su estado original", informó la agencia surcoreana Yonhap citando a un portavoz del Ministerio de Exteriores norcoreano.

Es la primera vez que Pyongyang confirma las recientes informaciones que hablaban de que ya se habían dado los primeros pasos para restablecer el funcionamiento del reactor de Yongbyon. De hecho, el pasado agosto el Gobierno anunció la suspensión de su programa de desnuclearización.

Ya entonces, un portavoz del Consejo de Seguridad Nacional de Estados Unidos, Gordon Johndroe, indicó que el proceso de negociación no se estaba desarrollando en la dirección deseada. "Corea del Norte está dando estos pasos porque no ha sido retirada de la lista de terrorismo", avanzó Johndroe el pasado 3 de septiembre.

Así pues, el portavoz norcoreano, en una entrevista publicada por la Agencia Central de Noticias (KCNA), explicó que la decisión ha sido tomada como "contramedida" por la negativa de Estados Unidos de retirar al país asiático de su 'lista negra'.

"Ahora que los verdaderos colores de Estados Unidos han salido a la luz, la República Popular Democrática de Corea no desea ser sacada de la lista de 'Estado patrocinador del terrorismo' ni espera que esto ocurra", señaló.

Corea del Norte comenzó a desmantelar sus principales instalaciones nucleares el pasado noviembre y facilitó una lista de sus programas nucleares en junio como parte del acuerdo alcanzado el año pasado en las negociaciones a seis bandas --en las que participan Estados Unidos, las dos Coreas, China, Japón y Rusia--.

A cambio, y aparte de los acuerdos energéticos hechos ya realidad con Corea del Sur, Washington prometió que sacaría a Pyongyang de la lista de países que patrocinan el terrorismo, en la que están incluidos Irán o Siria, pero hasta el momento no lo ha hecho, ya que primero pide que Corea del Norte se comprometa a permitir la entrada de una delegación internacional de inspectores que verifique la declaración que entregó en junio.

ACUSA A WASHINGTON DE "HOSTILIDAD"

La "pasividad" de Estados Unidos, afirmó el portavoz norcoreano, para sacar a Pyongyang de su 'lista negra' está dirigida a intentar fortalecer su "política hostil" hacia Pyongyang y además contraviene el acuerdo de desarme alcanzado en las negociaciones a seis bandas.

"Lo que busca Estados Unidos es hacer un registro de la República Popular Democrática de Corea bajo el pretexto de una delegación internacional, pero esto es un sueño inalcanzable", consideró.

En cuanto a la futura reconstrucción del reactor de Yongbyon, el subdirector de la Oficina de Asuntos de Estados Unidos del Ministerio de Exteriores, Hyon Hak Bong, manifestó que están "haciendo una exhaustiva preparación para ponerlo en marcha".

En declaraciones a los medios de comunicación al volver de la localidad de Panmunjom, donde se ha reunido con representantes de Corea del Sur para negociar los convenios energéticos en virtud de los acuerdos de las conversaciones a seis bandas, Hyon confirmó que "muy pronto" se sabrá cuándo está de nuevo en marcha el reactor.

EEUU INSISTE EN LA VERIFICACIÓN

Estados Unidos aseguró por su parte que Corea del Norte todavía no ha puesto en funcionamiento el reactor de Yongbyon, y urgió al país asiático a que permita que los inspectores puedan verificar el informe entregado en junio sobre su programa nuclear, informa la CNN.

El portavoz del Departamento de Estado norteamericano, Sean McCormack, señaló que Pyongyang todavía "no ha llegado al punto" de reactivar el reactor, pero esa es su intención y "está cerca de llegar a ese punto en el que pondrán en marcha Yongbyon otra vez".

"Ya veremos. No creo que estemos en ese punto todavía de haber dado marcha atrás completamente", señaló el portavoz, quien al mismo tiempo remarcó que Washington continúa, a pesar de todo, "comprometido" con los norcoreanos, a los que se destina ayuda alimentaria debido a las grandes carencias que sufre la mayoría de la población.

No obstante, McCormack advirtió a Corea del Norte de que tiene que elegir entre el aislamiento o recoger los beneficios de la cooperación desarrollada en las conversaciones a seis bandas, al tiempo que pidió que acepte la entrada en el país de una delegación que verifique la declaración sobre su programa nuclear.

"Pueden seguir el camino de tener un tipo de relación diferente con el resto del mundo, recibiendo los beneficios de esa relación, o mantenerse aislados y dar marcha atrás" en el proceso de negociación, añadió McCormack.

SOSPECHAS SOBRE KIM JONG IL

La importante decisión anunciada hoy por Corea del Norte coincide con los rumores acerca de la mala salud de su dirigente, Kim Jong Il, generados después de que no estuviera presente en las celebraciones del 60 aniversario de creación del país, el pasado 9 de septiembre.

Kim, de 66 años, podría haber sufrido un infarto cerebral o apoplejía en las últimas semanas, según informaron oficiales de Corea del Sur y un periodista estadounidense, lo que hizo que se dispararan las sospechas sobre su delicado estado de salud y que aumenten las dudas sobre el futuro del país.

"Es un sofismo propio de malas personas que desean que nuestro país esté enfermo", declaró Hyon Hak Bong en uno de los numerosos desmentidos que se han realizado ya por parte de las autoridades norcoreanas, a pesar de que Kim Jong Il lleva más de tres semanas sin aparecer en público, desde que el 14 de agosto inspeccionara, según la prensa, una unidad militar.