1 de abril de 2020
11 de septiembre de 2008

Crónica EEUU.- EEUU recuerda el séptimo aniversario del 11-S mientras en Afganistán sigue luchando contra el terrorismo

MADRID, 11 Sep. (EUROPA PRESS) -

Estados Unidos conmemoró hoy el séptimo aniversario de los ataques terroristas en los que murieron cerca de 3.000 personas en un suceso que permitió a Washington comenzar la guerra contra el terrorismo, invadir Afganistán para derrocar al Gobierno talibán y perseguir al dirigente de la organización terrorista Al Qaeda, Usama Bin Laden.

El presidente estadounidense, George W. Bush, y su mujer, Laura Bush, conmemoraron el aniversario guardando un minuto de silencio en la Casa Blanca junto con el vicepresidente, Dick Cheney, y su mujer, Lynne, a las 8.46, el momento en el que el vuelo 11 de la compañía American Airlines se estrelló contra la torre norte del World Trade Center, en Nueva York. Bush se dirigió posteriormente al Pentágono para continuar con las celebraciones de conmemoración.

El ex secretario de Defensa de Estados Unidos, Donal Rumsfeld, tomó la palabra en primer lugar en el Pentágono al dedicar un monumento a las víctimas del 11-S. "Hoy renovamos nuestra promesa de no olvidar nunca cómo comenzó esta lucha y de no olvidar a los que cayeron primero", manifestó Rumsfeld, quien hace siete años ayudó a transportar a los heridos del edificio en llamas.

En el Pentágono se dedicó, durante la ceremonia, un monumento para recordar a las 184 víctimas asesinadas cuando el vuelo 77 de la compañía American Airlines se estrelló contra la pared oeste del edificio.

"Nunca olvidaremos la forma en la que este gran edificio fue golpeado. Nunca olvidaremos a los familiares y amigos que nos quitaron. Y nunca olvidaremos lo que estos mortíferos ataques significaron para nuestro país", añadió.

El presidente Bush siguió a Rumsfeld en el atril. "En un día en el que los edificios cayeron, los héroes se levantaron (...) En uno de los peores días en la historia de América se vieron algunos de los hechos más valientes en la historia de nuestro país", dijo Bush.

"Hace siete años, un avión cayó del cielo, hendió en la roca y en el acero de este edificio y cambió nuestro mundo para siempre. Aquí recordamos a aquellos que murieron (...) Este monumento conservará su memoria para siempre. Nunca olvidaremos su sacrificio", añadió el presidente de Estados Unidos.

Hace siete años, varios miembros de la organización terrorista Al Qaeda secuestraron varios aviones y los estrellaron contra las Torres Gemelas y el Pentágono, símbolos del poder financiero y militar estadounidense, respectivamente. Otro de los aviones secuestrados se estrelló en Pennsylvania.

RECUERDO DE LAS VÍCTIMAS

En una de las ceremonias, celebrada en el lugar donde dos aviones secuestrados colisionaron contra el World Trade Center neoyorquino, la actual 'zona cero', los familiares de las víctimas se reunieron para leer los nombres de aquellos que murieron en los ataques.

"El día de hoy marca el séptimo aniversario del día en que nuestro mundo se rompió", declaró el alcalde de Nueva York, Michael Bloomberg. "Este suceso permanecerá para siempre en nuestros corazones y en nuestra historia, una tragedia que nos une en una memoria común y en una historia común", añadió.

"Venimos cada año para estar junto a aquellos que perdieron a sus seres amados, para dar testimonio de un día que comenzó como cualquier otro día y terminó como ningún otro día lo hizo", añadió Bloomberg, según informa la 'CNN'.

La ceremonia en la 'zona cero' incluyó varios momentos de silencio en los momentos exactos en los que los dos aviones colisionaron contra las Torres Gemelas, las 8:46 y las 9:03, hora estadounidense.

Los familiares y estudiantes representaron los más de 90 países que sufrieron víctimas mortales el 11-S y leyeron los nombres de las 2.751 víctimas de Nueva York, una más que el año pasado. Esa víctima adicional Sneha Philip, una mujer que desapareció misteriosamente el 10 de septiembre, después de que un tribunal dictaminara que probablemente muriera en los ataques.

En Pennsylvania, al menos 200 personas se reunieron durante la mañana en una celebración realizada en Shanksville, el campo donde el vuelo 93 de la compañía United Airlines se estrelló después de que los pasajeros irrumpieran presuntamente en la cabina de mandos para frustrar los planes de los terroristas, que pretendían utilizar el avión como un arma más. Se cree que los pasajeros y la tripulación, conscientes del destino de los otros aviones secuestrados, lucharon contra los hombres que tomaron el control del aeroplano, llevándolo a estrellarse contra un campo aislado.

El candidato republicano a la Presidencia estadounidense, John McCain, junto a su esposa, Cindy, acudió en Shanksville al servicio que recordó a los muertos de este avión, y subrayó que los terroristas que lo tomaron inicialmente pensaban dirigirlo contra el Congreso, en Washington.

"Cientos, si no miles de personas que trabajaban en ese edificio habrían sido aniquiladas junto con uno de nuestros más hermosos símbolos de libertad", manifestó McCain. "Todas esas personas, y posiblemente yo también, le deben la vida a los pasajeros que reunieron el valor y el amor necesario para privar a nuestros enemigos de un triunfo terrible", añadió.

McCain y el candidato demócrata a la Presidencia, Barack Obama, suspendieron durante el día de hoy su campaña presidencial y se espera que aparezcan juntos durante esta noche en una celebración en la 'zona cero'.

PRESENCIA EN AFGANISTÁN

Actualmente, unos 71.000 soldados se encuentran bajo el mandato del Ejército de Estados Unidos y la OTAN en Afganistán, donde los talibán, respaldados por la organización terrorista Al Qaeda y derrocados tras la invasión liderada por Estados Unidos en 2001, han protagonizado un retorno desde 2005.

Los comandantes militares occidentales no han ofrecido ningún calendario para la retirada de tropas del país, y mantienen que ésta dependerá del tiempo que tarden las Fuerzas Armadas de Afganistán en arreglárselas solas.

"En última instancia, nosotros a través de nuestras fuerzas, medidas y recursos debemos proteger nuestra tierra", declaró el presidente afgano, Hamid Karzai, en una rueda de prensa. "Es natural que la comunidad internacional no pueda permanecer aquí para siempre y no es bueno para nosotros que se quede" por mucho tiempo, prosiguió.

Karzai apoyó el cambio de estrategia anunciado ayer por Estados Unidos de retirar de Irak una parte de sus soldados para aumentar su presencia militar en Afganistán. "Esto significa que tenemos que ir a aquellas áreas como los campos de entrenamiento y los paraísos y tenemos que ir juntos y eliminar y destruir" a los terroristas, explicó.

El presidente afgano hizo estas declaraciones un día después de que el Ejército estadounidense admitiera que no está ganando la guerra contra la creciente insurgencia en Afganistán y que tiene que revisar su estrategia para dar con una más amplia que combata los paraísos de los talibán en las zonas tribales de Pakistán. A este respecto, Karzai subrayó que su Gobierno ha venido apostando por esta estrategia durante años.

A pesar de que la situación cada vez se complica más en Afganistán, Estados Unidos no está sólo en su lucha, ya que poco después de iniciar su misión militar en este país, denominada 'Libertad Duradera', la OTAN se sumó a la lucha contra el terrorismo.

Además, tras los atentados del 11-S, el Consejo de Seguridad de la ONU adoptó la resolución 1376, que requería a todos los países miembros de la ONU, entre otros, criminalizar el terrorismo por ley e impedir que los terroristas crucen sus fronteras y tengan acceso a sus activos financieros, además de aumentar la cooperación internacional para procesar a presuntos terroristas.