21 de marzo de 2019
  • Miércoles, 20 de Marzo
  • 23 de agosto de 2008

    Crónica EEUU.- Obama designa a Joe Biden, uno de sus mayores críticos, como candidato a la vicepresidencia de EEUU

    El senador por Delaware goza de amplia experiencia internacional y cumple con el requisito de "independencia" demandado por Obama

    MADRID, 23 Ago. (EUROPA PRESS) - Con el nombramiento del senador por Delaware Joseph R. (Joe) Biden como candidato demócrata a la vicepresidencia, Barack Obama da por concluida una búsqueda que se ha prolongado durante dos meses y que se ha mantenido en secreto durante la mayor parte del tiempo. El objetivo de Obama era elegir a un compañero de carrera, capaz de llenar los vacíos en su currículum en política exterior, al margen de cumplir con el criterio de "pensamiento independiente" que el candidato demócrata a la Presidencia exigía de su 'número dos'.

    En este sentido, Biden siempre ha sido uno de los mayores críticos de Obama, con quien compitió en las primeras etapas de las primarias demócratas a la nominación presidencial, y al que llegó a atacar en un sentido "higiénico" al calificarle de "hombre elocuente, brillante... y limpio". Declaraciones de las que tuvo que retractarse después, a pesar de que Obama de no sentirse ofendido en absoluto por estos comentarios.

    La decisión de Obama se dio a conocer entre sus allegados minutos después de que a su campaña se le diera orden de comenzar a distribuir mensajes de texto entre sus partidarios para informarles de la designación. Anteriormente, el candidato demócrata ya ha había puesto su decisión en conocimiento de los otros dos principales candidatos para el cargo, el senador por Indiana, Evan Bayh, y el gobernador de Virginia, Tim Kaine.

    En lo que se refiere a su principal rival en la campaña por la nominación presidencia, la senadora Hillary Clinton, su nombre nunca terminó de figurar entre los candidatos más importantes al cargo, aunque se espera que el entorno de su marido, el ex presidente Bill Clinton, siga gozando de cierto peso en la hipotética administración presidencial de Obama, en particular el ex vicepresidente Al Gore, uno de los principales abanderados de la lucha contra el cambio climático.

    De momento, Biden ya cuenta con un dispositivo especial de protección, enviado por el Servicio Secreto estadounidense, y se ha mantenido alejado de la luz pública. Se espera que, no obstante, Obama y Biden aparezcan hoy juntos en el Old State Capitol en Springfield, Illinois, el mismo recinto en el que Obama lanzó su candidatura a la Casa Blanca el año pasado.

    EXPERIENCIA INTERNACIONAL

    Biden ejerce ahora de presidente del Comité de Relaciones Exteriores del Senado, y está ampliamente familiarizado con el estado de las relaciones exteriores de Estados Unidos, así como con líderes internacionales de todo el mundo.

    Inicialmente favorable a la guerra en Irak, a la que Obama se opuso desde el primer momento, Biden se ha convertido, con el paso del tiempo, en uno de los más férreos opositores a las políticas del presidente Bush en el país árabe. Recientemente, y con motivo del conflicto entre Georgia y Rusia sobre Osetia del Sur, Biden se desplazó a la capital georgiana, Tiblisi, para reunirse con el presidente Mijail Saakashvili a petición del propio dirigente caucásico, alimentando en esos momentos los rumores que le situaban como posible secretario de Estado.

    Como presidente del Comité, Biden criticó al inicio de la campaña electoral la escasa experiencia de Obama en política exterior, hasta tal punto que llegó a emplear la misma retórica defendida por sus rivales republicanos, liderados por el candidato John McCain, al declarar que Obama "no estaba preparado" para asumir la presidencia.

    En este sentido, el portavoz de John McCain, Ben Porritt, declaró que "no hay crítico más duro sobre la falta de experiencia de Obama que Joe Biden, que ha denunciado el escaso juicio de Obama en política exterior, y que ha discutido de viva voz lo que los americanos están empezando a entender: que Obama no está preparado para ser presidente", en un comunicado recogido por la cadena estadounidense CNN. No obstante, en el ámbito exterior, Biden siempre ha defendido que cualquier demócrata lo haría mejor que McCain.

    "John es un héroe de guerra, pero 20 años de experiencia no muy sólida a la hora de proyectar escenarios bélicos no te convierte en un buen Comandante en Jefe. Lo que necesitamos ahora es algo de sabiduría", indicó Biden.

    La línea de pensamiento del senador por Delaware encaja con lo que Obama demandaba de su número dos: un cierto espíritu de independencia. "Quiero a alguien que va a desafiar mi pensamiento y no simplemente a una persona que dice sí cuando se trata de crear políticas", explicó ayer el candidato demócrata.

    Obama se prepara ahora a entrar en una fase crítica de su campaña, justo antes del inicio de la Convención Nacional Demócrata en Denver, donde se espera que Biden comparezca el próximo jueves para culminar cuatro días de celebraciones en un último discurso con el que el candidato demócrata dará el pistoletazo de salida a la carrera por la Presidencia.

    HOMBRE DE MUNDO

    Biden, nacido en Scranton (Pensilvania) en 1942 y en el seno de una familia de clase obrera, es católico romano, aunque siempre se ha mostrado favorable a políticas pro abortistas. Biden fue elegido al Senado por primera vez en 1973, poco después de cumplir los 30 años, la edad mínima.

    Un mes después, su esposa y una hija fallecían en un accidente de tráfico, que dejó a otros dos de sus hijos heridos, y consideró dejar su puesto en el Senado, pero los líderes del partido lo convencieron para continuar. El senador se volvió a casar 15 años después.

    Biden se ha presentado a la carrera por la Casa Blanca en dos ocasiones, una en 1988 y otra en 2008. Hace 20 años, Biden se vio obligado a abandonar la carrera al ser incapaz de explicar las acusaciones de plagiar parte de un discurso pronunciado por el por entonces líder del partido Laborista británico, Neil Kinnock. Tras su retirada, Biden sufrió graves problemas de salud y tuvo que ser hospitalizado hasta en dos ocasiones por sufrir sendos aneurismas.

    Este año, el quinto puesto obtenido en el esencial caucus de Iowa frustró la mayor parte de sus posibilidades. Del resto se encargó su fama de hablador. Nada más empezar las primarias, describió a Obama como "el primer afroamericano de cara al público que puede calificarse de elocuente, brillante... limpio y guapo". Y de campaña en New Hampshire, a Biden se le escapó que "no se puede ir hoy en día a un Seven Eleven o a un Dunkin' Donuts a no ser que tengas un leve acento indio".

    Biden ha sido además sido presidente del Comité Judicial del Senado en dos de las nominaciones al Supremo más duras que se recuerdan: la fallida confirmación del juez Robert H. Bork y la del magistrado Clarence Thomas, que finalmente fue aceptado dentro de la instancia judicial más alta de Estados Unidos a pesar de las acusaciones de acoso sexual que pesaban sobre él. Biden se opuso abiertamente a ambas confirmaciones.

    En el entramado político de Washington se considera a Biden como una especie de "solucionador de problemas", y según los analistas del diario estadounidense 'New York Times', podría aportar a la campaña de Obama sus conocimientos sobre el funcionamiento del Congreso, lo que vendría muy bien a su número uno, dada su relativamente corta experiencia en este sentido.

    La elección de Biden como candidato a la vicepresidencia guarda algunas similitudes, según los analistas, con la de Dick Cheney como vicepresidente de George W. Bush en 2000. A sus 65 años, parece poco posible que Biden pueda algún día presentarse a la Presidencia de Estados Unidos, sobre todo si Obama termina ganando las elecciones y cumpliera dos mandatos --ocho años en total--. Pero al igual que Cheney y Bush, la diferencia de edad con Obama --que tiene 47 años-- y la escasa ambición podría desembocar en una relación política mucho menos compleja que en casos precedentes, lo que facilitaría la tarea de gobernar el país.