2 de diciembre de 2020
20 de abril de 2006

Crónica Irak.- El Parlamento iraquí se reunirá finalmente el sábado para decidir el nombre del nuevo primer ministro

Al Jaafari permite que la alianza chií reconsidere si mantiene su candidatura a la jefatura de gobierno

BAGDAD, 20 Abr. (EP/AP) -

La vida política iraquí continúa empantanada por las dificultades para encontrar un primer ministro satisfactorio para todas las partes. La reunión del Parlamento iraquí, inicialmente prevista para esta tarde, ha sido aplazada hasta el sábado después de que el primer ministro en funciones, Ibrahim al Jaafari --al que rechazan suníes y kurdos--, consintiese en permitir que la Alianza Unida Iraquí (AUI), la formación mayoritaria chií a la que pertenece, reconsidere si mantiene su candidatura a la jefatura de gobierno.

La reunión fue postergada hasta el fin de semana con objeto de dar tiempo a "intensificar las gestiones para superar los obstáculos" creados por las objeciones de suníes y kurdos a la candidatura de Al Jaafari, según explicó el presidente interino del Parlamento, Adnan Pachachi.

La decisión de Al Jaafari fue al parecer resultado de las gestiones del enviado de la ONU para Irak, Ashraf Qazi, quien se reunió ayer con el ayatolá Alí al Sistani, jefe religioso de la comunidad chií iraquí y con Muqtada al Sadr, un clérigo radical que había respaldado a Al Jaafari, afirmó el diputado kurdo Mahmud Othman. "La señal vino desde Nayaf", declaró Othman en alusión a la ciudad donde Al Sistani tiene su sede. "Las reuniones de Qazi con (Al Sistani) y con Al Sadr fueron la clave", añadió.

Parlamentarios chiíes pensaban reunirse este sábado para decidir si sustituyen a Al Jaafari. "La Alianza se inclina hacia cambiar (la candidatura). La opinión mayoritaria está a favor de esto", explicó Bassem Sharif, un diputado de la AUI.

En el mismo sentido se expresó el portavoz del partido Dawa de Al Jaafari, Jawad al Maliki, quien declaró a la prensa que habían "sucedido circunstancias y actualizaciones" que llevaron al primer ministro a remitir su nombramiento a la AUI "para que tome las medidas oportunas".

PRESIONES DE EEUU

Se trata de la primera señal de que Al Jaafari estaría dispuesto a abandonar el cargo de primer ministro, cuando ayer había reiterado con firmeza su negativa a hacerlo. Estados Unidos había presionado a los chiíes para que buscaran una salida, convencidos de que un nuevo Gobierno de unidad nacional es una condición indispensable para estabilizar el país y poner fin a la creciente violencia sectaria.

El anuncio fue hecho poco antes de que se reuniese el Parlamento iraquí para tratar de poner en marcha la formación de un nuevo Gobierno. Los chiíes pidieron que se aplazara hasta el sábado o el domingo para resolver la candidatura, anotó el portavoz chií Ridha Jawad Taqi.

"Es casi seguro que habrá una pausa (de las reuniones) hasta principios de la próxima semana, probablemente el domingo", valoró por su parte el vicepresidente interino del Parlamento, Aref Tayfur.

El Parlamento se ha reunido en tan solo una ocasión desde las elecciones del pasado 15 de diciembre. Fue el 16 de marzo de este año para que los miembros del Gobierno jurasen sus cargos. La Constitución iraquí establece que el bloque mayoritario presenta el nombre del candidato al primer ministro, sujeto a la aprobación del Parlamento. Los chiíes ganaron 130 de los 275 escaños en diciembre, lo que les otorga la mayoría, pero no la fuerza suficiente para gobernar sin socios.

NUEVA JORNADA DE VIOLENCIA

Mientras, los episodios de violencia no cesaron en el día de hoy. En la plaza Nasr, en el centro de Bagdad, la Policía informó de la explosión de una bomba al paso de un convoy del Ejército, que dejó al menos un muerto y varios heridos. También en el distrito de Dura, de mayoría suní, efectivos del Ministerio del Interior hallaron siete cadáveres con orificios de bala y en Shula, otros tres cuerpos de musulmanes chiíes torturados.

Finalmente, cuatro fijeanos que trabajaban como contratistas de una empresa de seguridad murieron el pasado martes en una emboscada tendida cerca de Kirkuk, en el norte de Irak, según informó una página web de noticias sobre Fiji.

Jonetani Kaukimoce, portavoz de la compañía reclutadora Controlled Risk, declaró a 'Fiji Village Web' que los hombres murieron en un ataque de un grupo armado no identificado contra un convoy protegido por soldados estadounidenses. Sus familias fueron notificadas hoy, añadió. Según Kaukimoce, los fallecidos transportaban suministros a la base aérea estadounidense en Kirkuk. Un quinto fijeano resultó herido y se encuentra ingresado en un hospital militar estadounidense.