24 de noviembre de 2020
8 de agosto de 2007

Crónica Portugal.- Las escuchas realizadas a la familia McCann decisivas para la PJ concluir que Madeleine murió

Bélgica anuncia que el ADN de una niña que se creía que era Madeleine no se corresponde pero no descarta que esté en el país

LISBOA, 8 Ago. (De la corresponsal de EUROPA PRESS, Patricia Ferro) -

La desaparición de la niña británica Madeleine McCann tiene hoy un nuevo capítulo en los medios de comunicación lusos que indican que las escuchas telefónicas realizadas en el ámbito familiar y de amistades del matrimonio McCann fueron decisivas para concluir que la niña murió en el apartamento en el que dormía con sus hermanos gemelos de dos años. Además, la Policía portuguesa y la británica están rastreando la orilla marítima y han contactado con un especialista en corrientes marinas. 'Diario de Noticias' asegura en su edición de hoy que la intercepción de comunicaciones --teléfonos móviles y fijos y correo electrónico--, realizada a los padres de Madeleine, Kate y Gerry, y a su 'núcleo familiar', "habrá sido determinante" para que los investigadores de la Policía Judicial (PJ) lusa y la británica concluyesen que la niña murió en el aparthotel en el que dormía con sus hermanos mientras sus padres cenaban en un restaurante cercano. El mismo rotativo asegura que la Policía sigue centrando sus investigaciones en la zona de la Praia da Luz, donde desapareció la niña, y que hace al menos dos días que se realizaron, con el apoyo de los perros británicos y de la Guardia Nacional Republicana (GNR), nuevas búsquedas en tierra y en la orilla marítima, especialmente en la zona de Lagos. Este tipo de acciones, dice el diario que cita en todo momento a fuentes policiales sin identificar, se intensificaran en los próximos días. Sin embargo, hoy no se pudo verificar si estaban revisando la zona.

Además, la PJ se ha puesto en contacto con un especialista en corrientes marinas, de la Facultad de Ciencias del Mar y Ambiente de la Universidad del Algarve, para saber cómo eran éstas en la Praia da Luz el pasado 3 de mayo, día en que desapareció la pequeña, confirmó hoy el propio profesor que no quiso dar detalles para no interferir en la investigación.

LA DECLARACIÓN DE LOS MCCANN

El giro que se ha producido en la investigación de este caso, en el que se ha pasado de buscar a los secuestradores a buscar el cuerpo de la niña, ha llevado a que los padres y su círculo más cercano pasasen de ser víctimas a sospechosos, debido a las contradicciones en sus declaraciones y a la sangre encontrada en el dormitorio que compartía el matrimonio McCann. Ahora todos esperan el momento en que Kate y Gerry y su círculo más próximo vuelvan a las dependencias de la PJ para volver a ser interrogados una vez que hay contradicciones entre varias declaraciones, como las supuestas idas al apartamento a ver si los niños dormían, ya que no hubo respuestas consensuadas, afirma 'Jornal de Noticias', que señala que si realmente iban a verlos cada 20 minutos, es muy difícil que se pudiese realizar un secuestro.

Según 'Diario de Noticias', los padres de Madeleine serán enfrontados con el contenido de las escuchas telefónicas y los correos electrónicos, así como con los resultados periciales efectuados en el Renault Scénic gris que utilizaron durante su estancia en la Praia da Luz hasta la desaparición de su hija.

Los padres de Madeleine serán llamados por las autoridades para mantener conversaciones informales antes de conocer los resultados del ADN de los restos de sangre encontrados en el cuarto del matrimonio McCann, asegura el 'Jornal de Noticias', que indica que un interrogatorio formal sólo se producirá si se confirma que la sangre pertenecía a Madeleine.

Respecto a eso, hoy el diario británico 'The Guardian' indica que los vestigios de sangre deberían llegar hoy al laboratorio de los servicios científicos forenses británicos, en Birmingham, y en caso de que logren obtener una muestra de ADN, ésta sera comparada con el de Madeleine y con los perfiles genéticos existentes en la base de datos de Reino Unido. Las autoridades británicas no confirmaron ni desmintieron que los restos de sangre fuesen enviados allí.

Mientras todo esto ocurre los McCann aseguran que están seguros de que su hija está viva e intentan transmitir una imagen de serenidad y confianza en las autoridades y las investigaciones que están realizando, aunque también manifestaron que "están enfadados" con las informaciones de la prensa portuguesa que insinúa que su hija está muerta y que ellos podrían haber tenido algo que ver.

El giro de 360 grados en la investigación se produjo hace una semana, cuando la PJ decidió repetir todos los pasos de la investigación e incluyendo la posibilidad de que se produjese un accidente mortal por negligencia o una muerte provocada en el apartamento de la familia McCann. Fuentes ligadas al proceso, citadas por 'Jornal de Noticias' aseguran que la hipótesis de que la pequeña Maddie, como la llaman cariñosamente, hubiese muerto en la habitación "nunca fue descartada", pero "ahora ganó más fuerza", pero esto no significa, dicen, que "la PJ haya abandonado las hipótesis de rapto o secuestro", lo que ocurre es que, en este momento, la posibilidad de la muerte "es más fuerte". Además, dijo la misma fuente, "estamos reuniendo elementos que nos permitan avanzar para otras diligencias".

EL SUIZO

Aunque inicialmente la PJ descartó la posible relación entre el pederasta suizo, que supuestamente raptó a una niña y que se suicidó esta semana en el país helvético, y la desaparición de Madeleine, parece que esa hipótesis podría cobrar fuerza una vez que éste se parece mucho a un hombre que estuvo de vacaciones en el Algarve en las fechas en las que Maddie desapareció.

La conducta del individuo, dueño de una furgoneta blanca que permaneció varios días aparcada enfrente del aparthotel ocupado por la familia McCann y que desapareció justo después de la desaparición de la pequeña, fue muy sospechosa. La Policía estuvo buscándolo sin éxito. Se sabe que vivía en España, pero desapareció sin dejar rastro. Madeleine McCann hace 98 días que desapareció y hasta el momento, además de numerosas especulaciones, suposiciones e informaciones filtradas, solamente hay un sospechoso formal, el británico Robert Murat, aunque se desconoce las pruebas o indicios que la policía tiene contra él.

EL ADN EN BELGICA NO ES EL DE MADELEINE

Precisamente hoy, la Fiscalía de la localidad belga de Tongres afirmó que aún no puede excluirse "definitivamente" la presencia en Bélgica de Madelein, a pesar de que las pruebas de ADN realizadas sobre restos de un batido que habría tomado la presunta Maddie dieron un resultado distinto al de su material genético.

La portavoz de la Fiscalía, Katja Vandoren, indicó en un comunicado que el resultado de las pruebas de ADN "no significa que la hipótesis de la presencia de Maddie esté excluida definitivamente".

En este sentido, los investigadores barajan la posibilidad de que batido de la botella de donde se tomaron las muestras "fuera terminado por el hombre que se encontraba con la niña" en el momento en el que una ciudadana denunció haber visto a Madeleine en un bar de Tongres.

Vandoren explicó asimismo que el perfil genético no se corresponde con ninguno de los que se encuentran en la bases centrales de datos, y que tampoco se ha encontrado un vehículo que se corresponda con la descripción que dio la testigo. A pesar de todo ello, indicó que "seguimos examinando todas las informaciones que nos parecen útiles".

La Fiscalía de Tongres inició las pesquisas sobre la supuesta presencia de la niña británica en la localidad después de recibir el testimonio a finales de julio de una mujer que dijo haberla visto en un bar de la localidad en compañía de un hombre de unos 40 años y que hablaba neerlandés y de una mujer más joven y anglófona.