4 de diciembre de 2020
27 de febrero de 2006

Crónica UE/O.Próximo.- La UE destinará 120 millones de euros a la Autoridad Palestina antes de la llegada de Hamás

Los Veinticinco quieren evitar el colapso financiero e impedir que el dinero europeo llegue a los radicales

BRUSELAS, 27 Feb. (EUROPA PRESS) -

Los ministros de Exteriores de la Unión Europea (UE) aprobaron hoy la iniciativa planteada por la comisaria de Relaciones Exteriores y Política de Vecindad, Benita Ferrero-Waldner, de liberar un total de 120 millones de euros para aliviar las necesidades básicas del pueblo palestino y apoyar a la Autoridad Palestina durante el periodo de transición hasta la formación del nuevo gobierno encabezado por Hamás.

"Apoyamos el enfoque de la Comisión sobre la ayuda de emergencia para no abandonar al pueblo palestino", anunció al término de la reunión la presidenta en ejercicio del consejo y ministra de Exteriores austriaca, Ursula Plassnik. Los Veinticinco aplazaron, no obstante, la decisión sobre los mecanismos que emplearán para hacer llegar su ayuda a la Autoridad Palestina cuando los islamistas asuman el poder.

La UE sigue a la espera de ver si la formación radical responde a sus peticiones, reconoce al estado de Israel, renuncia a la violencia y asume los compromisos internacionales de la AP, condiciones indispensables para mantener la actual colaboración. La UE es, con diferencia, uno de los principales donantes a los palestinos y suspender la ayuda agravaría la maltrecha situación de las finanzas palestinas.

"Quiero ser muy claro: esta ayuda se dirige a la Autoridad Palestina que es la que tiene los acuerdos jurídicos y políticos con la Unión Europea", dijo, por su parte, el ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Angel Moratinos, partidario de mantener la ayuda a los palestinos "dentro marco institucional" de relación entre la UE y la AP. "Yo desearía poder mantener dentro del marco institucional de relación entre la Unión Europea y la Autoridad Nacional Palestina la ayuda y eso es lo que habrá que discutir", apuntó.

De los 120 millones, 64 millones se harán llegar a la Autoridad Palestina a través de la Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados (UNRWA, según sus siglas en inglés) y otros 40 millones de euros procederán del presupuesto para 2006 del Programa Meda, destinados a pagar servicios básicos como electricidad y agua o los sueldos de los funcionarios, algo que se considera "urgente". La propuesta del Ejecutivo comunitario plantea liberar la mitad de la partida de 35 millones congelada por el Banco Mundial (BM) a finales de 2005, es decir 17,5 millones de euros, de los cuales España aporta dos millones.

El BM ha realizado una nueva evaluación sobre los criterios que debe cumplir la AP para beneficiarse de este dinero y se han realizado "algunos progresos", motivo por el cual la Comisión ha propuesto hacer llegar a sus destinatarios parte de los mismos aun sabiendo que el déficit en las cuentas palestinas es "enorme" y que esta cantidad no será suficiente. La cantidad aprobada hoy no "prejuzga", sin embargo, las decisiones futuras sobre la ayuda.

Se quiere así paliar en la medida de lo posible el déficit financiero de la Autoridad Palestina, que ya era considerable antes incluso de la decisión israelí de congelar la transferencia de fondos aduaneros a los palestinos y que Bruselas cifra en alrededor de 70 millones de dólares mensuales. Esta ayuda tiene el doble objetivo de responder a las necesidades más urgentes de la población palestina y contribuir a la estabilización del actual presidente de la AP, Mahmud Abbas.

"No ha habido premura. Ha habido urgencia ninguna porque llega el gobierno de Hamas, sino porque existe una situación en los Territorios que exige mantener los flujos financieros que la UE tenía comprometidos con la AP y que se habían bloqueado porque según los informes del Banco Mundial no cumplían con las condiciones que se le imponían", argumentó el jefe de la diplomacia española. "Lo que hace falta --agregó--es ver con qué instrumentos podemos ayudar a la ANP, que es la que tiene suscritos sus acuerdos con la UE".

El ministro de Asuntos Exteriores francés, Philippe Douste-Blazy, mientras, recordó que la UE sólo se relacionará con un nuevo Gobierno palestino del que forme parte Hamás si se respetan las tres condiciones fijadas por la comunidad internacional.

"Nuestro objetivo es la continuación del proceso de paz, lo que implica que debemos animar a Hamás a evolucionar hacia este proceso político, y que debemos pedir al Gobierno de Israel que se abstenga de cualquier acto que ponga en peligro el proceso de Oslo", dijo Douste-Blazy.

EVITAR EL CAOS

Por lo que se refiere a la ayuda europea a los territorios palestinos, el jefe de la diplomacia gala dijo que hay que velar "para que no acabe en la caja de un movimiento incluido en la lista de organizaciones terroristas", y al mismo tiempo evitar una "asfixia económica" de los territorios palestinos que conduciría al "caos social, económico y de seguridad".

Los fondos que ha decidido conceder el Ejecutivo comunitario son, en opinión de Douste-Blazy, "necesarios para pagar los salarios de los funcionarios palestinos del mes de febrero y para asegurar el funcionamiento de los servicios esenciales para la población, como hospitales o escuelas".

IRAN E IRAK

Por otra parte, el Consejo expresó su preocupación por las actividades nucleares de Irán y lanzó un claro mensaje de que debe suspenderlas. Los ministros confirmaron que la Unión Europea no ha cambiado su posición pese al anuncio de Teherán de que se había llegado a un acuerdo de principios con Moscú para enriquecer uranio en suelo ruso.

"Las discusiones con los rusos no han dado resultado", resumió a la prensa el ministro francés de Exteriores. Francia, explicó, desea negociar con Irán o con los iraníes, a los que calificó de "gran pueblo" pero puso como condición suspender las actividades nucleares sensibles. Advirtió, en este terreno, que la UE no aceptará ninguna solución que no sea la suspensión.

Asimismo, destacó la "unidad y firmeza" de la comunidad internacional ya que los únicos que votaron en contra de la Resolución de la Agencia Internacional de la Energía Atómica (AIEA) exigiendo a Irán detener sus actividades fueron Siria, Venezuela y Cuba.

"Por el momento no hay un compromiso serio por parte iraní de transferir a Rusia el enriquecimiento de uranio. El compromiso no está claro y los iraníes no parecen aportar ninguna novedad satisfactoria", abundó Moratinos.

Por último, los ministros condenaron la violencia interreligiosa desatada tras la destrucción de la mezquita chií de Samarra e instaron a los políticos iraquíes a trabajar en la formación de un Gobierno de unidad nacional que aborde la reconstrucción "política y económica" del país "en un espíritu de reconciliación".

Los Veinticinco lamentaron "profundamente" la muerte de ciudadanos chiíes y suníes a raíz de la explosión de una bomba en la citada mezquita de Samarra y condenaron los "consiguientes actos de represalia", como los ataques contra centros religiosos, ya que socavan el actual proceso político que está en marcha.

Asimismo, el consejo dio la bienvenida a la iniciativa de la Liga Árabe de celebrar una segunda conferencia de reconciliación nacional con la participación de todas las comunidades iraquíes.