24 de mayo de 2019
30 de junio de 2014

Cuatro imputados por el ataque contra la estación de tren de Kunming que dejó 29 muertos

PEKÍN, 30 Jun. (Reuters/EP) -

Cuatro personas han sido imputadas en relación con el ataque en una estación de tren en la ciudad de Kunming, en el suroeste de China, ocurrido el pasado mes de marzo, según han informado los medios estatales este lunes.

Según el Gobierno chino, ocho milicianos armados con cuchillos de la región de Xinjiang (oeste) lanzaron un ataque premeditado en la estación de tren de Kunming, en la provincia de Yunnan, en el que murieron 29 personas y otras 140 resultaron heridas. La Policía consiguió abatir a cuatro de los asaltantes.

Los dirigentes chinos han prometido combatir a los extremistas religiosos y a los grupos separatistas, a los que responsabilizan de una serie de violentos ataques en Xinjiang, donde reside principalmente la minoría uighur.

"La Procuraduría Municipal del Pueblo de Kunming ha declarado que los sospechosos estuvieron implicados en la organización, la dirección o la participación en el ataque terrorista así como en homicidio intencionado", ha informado la agencia oficial Xinhua, que cita al fiscal. "Los delitos de los cuatro detenidos son claros y las pruebas son abundantes", ha añadido. Ahora que se han presentado de forma oficial los cargos, debería celebrarse un juicio en breve.

113 CONDENADOS POR TERRORISMO

Por otra parte, el Gobierno de Xinjiang ha informado de que 113 personas han sido condenadas a penas de entre 10 años a cadena perpetua por actividades terroristas y otros delitos en esta región.

Las sentencias fueron emitidas el miércoles por tribunales en once condados y ciudades en la región de Kashgar, ha precisado la agencia oficial de noticias de Xinjiang, Tianshan, a última hora del domingo, sin identificar la etnia de los condenados, si bien tenían nombres uighures.

Los condenados fueron acusados de delitos como "estar implicados en la organización, la dirección y la participación en una organización terrorista, la incitación al odio étnico y la discriminación étnica", bigamia, tráfico de drogas y robo entre otros delitos, según Tianshan.

Hay ahora mismo "una carrera" entre varias zonas para detener y condenar a uighures, ha denunciado Dilxat Raxit, portavoz del Congreso Mundial Uighur, el mayor grupo de uighures en el exilio. "Los uighures que se han revuelto y expresado su falta de satisfacción contra la represión de China son acusados ahora de terrorismo", ha añadido.

Al menos 380 personas han sido detenidas en el último mes durante la ola de represión contra la violencia en Xinjiang. Unas 200 personas han muerto en actos de violencia en Xinjiang en el último año, según el Gobierno, entre ellas trece personas abatidas por la Policía en un ataque contra una comisaría a mediados de junio.

Para leer más