5 de diciembre de 2020
4 de noviembre de 2006

Cumbre.- Kirchner abandona Montevideo sin reunirse con Tabaré Vázquez

MONTEVIDEO, 4 Nov. (EP/AP) -

El presidente argentino, Néstor Kirchner, defendió hoy la política migratoria argentina durante la XVI Cumbre Iberoamericana y acto seguido partió de regreso a Buenos Aires, sin haberse reunido con su colega uruguayo Tabaré Vázquez, con quien, sin embargo, intercambió algunas señales amistosas.

Hubo especulaciones previas de que ambos mandatarios podrían reunirse, para hablar sobre el serio conflicto diplomático que mantienen ambos países por la instalación de plantas de pasta de celulosa sobre un río fronterizo en el lado uruguayo.

Kirchner, muy poco afecto a las actividades protocolares y a las reuniones internacionales, llegó en la noche del viernes, cuando ya había comenzado la ceremonia inaugural. Sin embargo, sí aceptó asistir a la cena ofrecida por Vázquez a Kofi Annan, secretario general saliente de la ONU. En su breve discurso ante la cumbre, Kirchner agradeció "al señor presidente del Uruguay, querido amigo" por las atenciones recibidas durante su breve estada en Montevideo y por el reconocimiento que había hecho Vázquez, en la víspera, al trato recibido en Argentina por los centenares de miles de uruguayos que allí residen.

Kirchner respaldó expresamente la propuesta del presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, para establecer un "Fondo de Acceso al Agua Potable y saneamiento", a la que calificó como una de las iniciativas más importantes de esta cumbre.

El presidente argentino pidió a las naciones europeas una mayor colaboración en la lucha contra la pobreza y la marginación social e invitó a los países de la región a "ir enamorándonos de la construcción de un espacio iberoamericano" y destacó que Argentina "promueve un discurso migratorio" a través de su política de avanzar en la documentación de los inmigrantes que residen en el país.

En su exposición Kirchner llamó a "amortiguar algunos efectos negativos de la globalización" como las migraciones, cuando se habla de "flujos que circulan" pero "sin recordar que estamos hablando de personas y no de bienes".

En ese contexto, el mandatario se refirió al programa "Patria Grande" que implementa su Gobierno y que permitió la documentación de unos 200 mil inmigrantes en los primeros meses de su aplicación.

Kirchner consideró que "la Cumbre se ha consolidado como un espacio y estos encuentros son oportunidad que aprovechar para fortalecer una visión de conjunto", sobretodo, para "amortiguar algunos de los efectos negativos de la globalización". Kirchner mencionó el preámbulo de la Constitución argentina, que abre las puertas del país "a todos los hombres del mundo" y recordó que su país "no restringirá ni limitará el ingreso de los extranjeros que vengan a trabajar".

El programa "Patria Grande" establece "un nuevo criterio de radicación", que "fortalece el concepto de "respeto por los derechos humanos y fortalecimiento de la integración regional".