24 de noviembre de 2020
4 de noviembre de 2006

Cumbre.- Zapatero insiste a los líderes latinoamericanos que hay que "ahogar" el tráfico ilícito de personas

MONTEVIDEO, 4 Nov. (Del enviado especial de EUROPA PRESS, Antonio Rodríguez) -

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, insistió esta tarde en que hay que "ahogar" el tráfico ilícito de personas que conforma la inmigración ilegal y combatir "con todo el peso" del ordenamiento la explotación laboral y el trabajo ilegal por ser dos cuestiones "inaceptables" en pleno siglo XXI.

"La legalidad es el principio y el camino (...). Reitero, hay que regular las migraciones y ante todo, hay que atacar para que no haya más migraciones, para que no contemplemos un siglo XXI con fenómenos migratorios de gran alcance por la pobreza, la desigualdad y la desesperanza", subrayó en la segunda sesión plenaria de la XVI Cumbre Iberoamericana, cuyo lema para esta cita es 'Migración y Desarrollo'.

En este sentido, subrayó que el Gobierno español ha multiplicado por 25 el esfuerzo económico para la integración de inmigrantes que viven en España a través de un fondo específico de acogida e integración de 300 millones de euros al año. Además, el Ejecutivo ha aprobado un plan estratégico de ciudadanía e integración para el período 2006-2009 con una dotación de 2.000 millones de euros destinados a la integración, educación, salud de los inmigrantes.

Zapatero hizo hincapié en que en el período de regularización de inmigrantes ilegales en España en 2005 se acogieron un total de 123.000 ecuatorianos, 50.000 colombianos o 40.000 bolivianos. "Ese es el camino que tenemos que recorrer: legalidad es la mejor garantía para favorecer la integración, el enriquecimiento mutuo y la convivencia", manifestó.

Asimismo, tuvo palabras de reconocimiento a los de millones de españoles que emigraron a Uruguay, Argentina, México, Venezuela y Cuba, entre otros países del continente americano. "En todos ellos fueron recibidos con generosidad y en todos ellos se incorporaron con plenitud a la vida de estos países. Es de justicia que una generación como la mía que no ha tenido que vivir ese proceso migratorio hacia Iberoamérica, proclame el reconocimiento a los países hermanos por su actitud con nuestros compatriotas en momentos duros y difíciles de la historia de España", concluyó.