18 de enero de 2020
11 de diciembre de 2019

Decenas de rohingya comparecen ante la Justicia birmana por "viajes ilegales"

Decenas de rohingya comparecen ante la Justicia birmana por "viajes ilegales"
Campamento de refugiados rohingyas en Cox Bazar, Bangladesh - REUTERS / MOHAMMAD PONIR HOSSAIN - ARCHIVO

PATHEIN (BIRMANIA), 11 Dic. (Reuters/EP) -

Decenas de rohingya han comparecido este miércoles ante un tribunal de Birmania acusados de "viajes ilegales" por su intento de abandonar el estado de Rajine, donde se concentra esta minoría étnica de fe musulmana.

Los 93 acusados, entre ellos 23 niños, han rendido cuentas ante la Justicia birmana el mismo día que la líder 'de facto' del país, Aung San Suu Kyi, lo ha hecho en la Corte Internacional de Justicia (CIJ), en La Haya, por la acusación de genocidio lanzada por Gambia.

Policías armados han creado un cordón de seguridad en torno al tribunal y han impedido que la prensa acceda a la sala esgrimiendo "razones de seguridad", a pesar de que estas vistas suelen ser públicas. El juicio se celebrará el 20 de diciembre.

Los 93 rohingya fueron detenidos el pasado 28 de noviembre en una playa del delta de Irrawaddy, en el suroeste de Birmania, a donde llegaron tras un viaje en barco desde Rajine. "No podían vivir libremente", ha contado al activista Kyaw Soe Aung, que sigue el caso.

La ONG Fortify Rights difundió el lunes un vídeo que muestra a los 93 acusados hacinados en celdas a la espera de la vista judicial. "Muchos de ellos son niños de entre 11 y 13 años", ha alertado el abogado Thazin Myat Myat Win. "Sus delitos no son delitos reales", ha subrayado.

Unos 730.000 rohingya abandonaron Birmania rumbo a Bangladesh después de la campaña militar puesta en marcha en agosto de 2017 por las fuerzas birmanas contra la insurgencia rohingya en Rajine. La ONU llegó a hablar de "limpieza étnica".

Otros 600.000 rohingya siguen en Birmania aunque recluidos en lugares donde no se les permite mover libremente ni tener acceso a la salud o la educación. Precisamente, estos campamentos --algunos cercados-- han centrado las audiencias de esta semana en la CIJ.

En su alegato inicial, Suu Kyi afirmó que las autoridades birmanas están dando pasos concretos para mejorar las condiciones de vida en estos lugares. Habrá "tolerancia cero con las violaciones de los Derechos Humanos en Rajine o cualquier otro sitio en Birmania", aseveró.

En las últimas semanas, varios grupos de rohingya han sido detenidos mientras intentaban huir en barco de Rajine. El pasado mes de noviembre, un tribunal de Pathein condenó a 14 a dos años de cárcel por "viaje ilegal".

"Estamos en apuros", ha afirmado Hasin, una mujer de 50 años cuyo hijo fue detenido cuando intentaba dejar su localidad natal, Kyauktaw. "Tenemos comida para la comida pero no tenemos para la cena", ha contado.

Los rohingya son una de las muchas minorías que viven en Birmania, pero en su caso los sucesivos gobiernos les han negado la condición de ciudadanos, con la consecuente privación de derechos, porque considera que son descendientes de inmigrantes ilegales procedentes de Bangladesh.

Para leer más