19 de octubre de 2019
  • Viernes, 18 de Octubre
  • 18 de noviembre de 2014

    Segunda dimisión de un ministro de Exteriores en una semana por problemas con el voto del exterior

    BUCAREST, 18 Nov. (Reuters/EP) -  

    El ministro de Asuntos Exteriores de Rumanía, Teodor Melescanu, ha anunciado este martes su dimisión, la segunda renuncia de un jefe de la diplomacia después de que la semana anterior hiciera lo propio su antecesor en el cargo, Titus Corlatean, por problemas con el voto desde el exterior en las elecciones presidenciales.

    Melescanu ha dicho que, con su dimisión, asume la responsabilidad por el hecho de que muchos rumanos no hayan podido ejercer su derecho al voto desde el extranjero en la segunda vuelta de las elecciones presidenciales celebrada este domingo.

    El lunes de la semana pasada, el predecesor de Melescanu, Titus Corlatean, presentó su renuncia después de que se registraran problemas similares en la primera vuelta de las presidenciales. Los analistas creen que los problemas de la primera vuelta podrían haber favorecido el voto contrario a la candidatura del primer ministro, Victor Ponta, y, por tanto, la victoria del candidato conservador, Klaus Iohannis.

    En la primera vuelta de las presidenciales, celebrada el pasado 2 de noviembre, se registraron largas colas y muchos dificultades burocráticas para poder votar en las embajadas de Rumanía en la Unión Europea y en el resto del mundo, lo que dejó a miles de personas sin poder ejercer su derecho al sufragio.

    Para la segunda vuelta de los comicios, que ha tenido lugar este domingo, las autoridades rumanas aumentaron el número de cabinas de votación y el personal y eliminaron algunas de las trabas burocráticas aunque no incrementaron el número de centros de votación.

    Las cadenas de televisión han mostrado imágenes de largas colas en varios centros de votación en las principales ciudades europeas este domingo. En Munich, por ejemplo, los rumanos que acudieron a votar mostraron los cepillos de dientes como muestra de la larga espera que tuvieron que afrontar para poder votar.

    CIENTOS DE CIUDADANOS NO VOTARON

    Cientos de ciudadanos se vieron obligados a dar media vuelta cuando los centros de votación cerraron sus puertas y, en algunos casos, la Policía tuvo que emplear gas lacrimógeno para desalojarles, según han informado varias cadenas de televisión locales.

    "Las discrepancias entre el número de centros de votación y el número de electores han hecho imposible procesar todas las solicitudes de voto", ha afirmado Melescanu, en declaraciones a la prensa. "No todos los rumanos han podido ejercer su derecho al voto desde el exterior y alguien tiene que ser responsable de ello. Presentaré mi renuncia al Gobierno en una reunión hoy", ha asegurado. Todavía se desconoce si el primer ministro, Victor Ponta, acepta su dimisión.

    Los analistas estiman que unos cuatro millones de rumanos viven fuera de su país, principalmente en Europa occidental, aunque sólo una parte de ellos vota en las elecciones. En la segunda vuelta de los comicios este domingo votaron casi 380.000 rumanos desde el extranjero, lo que supone un record y más del doble de participación que la registrada en la primera ronda.

    En cifras totales, los datos preliminares muestran que Iohannis logró el apoyo del 54,5 por ciento de los votos frente al 45,5 por ciento obtenido por Ponta.