23 de octubre de 2019
20 de septiembre de 2019

El diputado opositor Franco Castella abandona la Embajada de México en Venezuela tras cuatro meses

MADRID, 20 Sep. (EUROPA PRESS) -

El diputado de la oposición venezolana Franco Castella ha abandonado la Embajada de México en Caracas, donde se refugió hace cuatro meses para evitar ser detenido por presunta "traición", entre otros cargos, según ha informado él mismo en una carta.

Según el diario mexicano 'El Universal', Castella se habría ido sin avisar a las autoridades mexicanos dejando solamente una carta manuscrita de cinco hojas en la que explica sus razones.

"A pesar de conocer los esfuerzos de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) mexicana en otorgarme asilo y el respectivo salvoconducto, los tiempos se aceleraron y mi deber con Venezuela no puede seguir esperando y mi llamado a servir a la República y al Gobierno legítimo encabezado por el señor presidente, Juan Guaidó, me impulsa a avanzar", ha dicho.

Castella no ha revelado a dónde se dirige, si bien ha augurado que quienes fueron obligados a exiliarse regresarán para reconstruir Venezuela. "Honro la memoria de los hermanos caídos. Honro a nuestros presos políticos, ustedes me dieron resistencia y fe. Honro a mis colegas parlamentarios por su valor y constancia. Virtud y honor", ha proclamado.

Además, ha aclarado que da este paso bajo su "absoluta responsabilidad y riesgo", "librando de cualquier vinculación" a Guaidó y a las autoridades mexicanas, a las que ha expresado su agradecimiento: "Demostraron coraje al claramente demostrar que por encima de cualquier ideología está el compromiso con los valores fundamentales y la democracia".

Castella fue uno de los numerosos diputados opositores de la Asamblea Nacional que fueron despojados de su inmunidad parlamentaria para iniciar procesos en su contra por la "comisión flagrante" de los delitos de traición, rebelión, usurpación de funciones, concierto para delinquir, instigación a la insurrección y al odio".

En su caso, el pasado 14 de mayo se refugió en la Embajada de México en Caracas. Otros diputados también se refugiaron en misiones diplomáticas extranjeras, mientras que unos pocos huyeron de Venezuela. Además, el vicepresidente de la Asamblea Nacional, Édgar Zambrano, fue detenido, aunque ha sido liberado esta semana.

México acogió a Castella en su Embajada de Caracas a pesar de que, junto a Uruguay, es uno de los pocos países de la región que mantiene una posición neutral respecto al Gobierno de Nicolás Maduro y Guaidó. Ninguna de las dos naciones ha reconocido al líder opositor como "presidente encargado" de Venezuela y ambos han abogado por el diálogo entre las partes, ofreciendo sus buenos oficios.

Para leer más