16 de junio de 2019
18 de septiembre de 2010

Disuaden a manifestantes chinos que exigen la liberación de un marinero

PEKIN/SHANGHAI, 18 Sep. (Reuters/EP) -

Cerca de un centenar de manifestantes chinos exigieron a Japón que libere al capitán de un barco, pero la severa seguridad y las lluvias impidieron una mayor muestra de enfado ante un tema que ha reavivado las tensiones territoriales entre dos potencias asiáticas.

Bajo una persistente lluvia, jóvenes manifestantes chinos se reunieron frente a la embajada de Japón en Pekín mientras sostenían letreros y gritaban lemas contra la detención del capitán, capturado por la guardia costera japonesa después de que su bote naufragara en aguas disputadas del Mar Oriental de China hace más de una semana.

Los manifestantes fueron rodeados por cientos de policías y fuerzas de seguridad, que les quitaron los letreros a algunas personas que buscaban protestar y alejaban a los manifestantes mientras la multitud crecía. "Regresen a nuestro capitán, libérenlo ahora", gritó un grupo de manifestantes. "Abajo el imperialismo japonés", agregaron. "Estadounidenses, salgan de Asia", respondió otro grupo.

La detención del capitán se ha convertido en un centro de atención en medio de prolongadas disputas entre Pekín y Tokio sobre derechos territoriales sobre el mar, especialmente en torno a un grupo de islotes deshabitados, llamados islas Diaoyu en China y Senkakus en Japón.

"El capitán del bote es un rehén y vinimos a decir a Japón que lo devuelva y que salga de las islas Diaoyu", dijo Hu Xu, uno de los manifestantes, usando el nombre chino para las islas en disputa cerca de donde el bote fue detenido. Hoy se conmemora el 79 aniversario del Mukden, uno de los eventos más recordados de la ocupación japonesa del noreste de China. Los recuerdos de la brutal ocupación japonesa de China, que se prolongó hasta fines de la Segunda Guerra Mundial, sigue alimentando la ira del público chino contra Tokio y el aniversario del incidente se recuerda cada año, especialmente en Mukden, ahora llamada Shenyang.

Para leer más