2 de diciembre de 2020
3 de julio de 2018

Duda dice que la presidenta del Supremo de Polonia dejará el cargo el miércoles, lo que es desmentido por el tribunal

Duda dice que la presidenta del Supremo de Polonia dejará el cargo el miércoles, lo que es desmentido por el tribunal
REUTERS / KACPER PEMPEL - ARCHIVO

VARSOVIA, 3 Jul. (Reuters/EP) -

El presidente de Polonia, Andrzej Duda, ha dicho este martes que la presidenta del Tribunal Supremo, Malgorzata Gersdorf, abandonará el cargo el miércoles, algo que ha sido rechazado por el organismo, en medio de la polémica por la legislación aprobada que puede obligar a retirarse este miércoles a 27 de los 72 jueces de este organismo judicial porque baja de 70 a 65 años la edad de jubilación de los magistrados.

Un asesor de Duda ha resaltado que Gersdorf se jubilará el 4 de julio, si bien un portavoz del Tribunal Supremo ha manifestado que "los planes no han cambiado" y que Gersdorf "tiene pensado ir mañana a trabajar".

La Comisión Europea abrió el lunes un expediente contra Polonia por la ley del Tribunal Supremo al considerar que esta norma socava el principio de independencia judicial.

El expediente toma la forma de una carta de emplazamiento, el primero de los pasos de un procedimiento de infracción que podría llegar al Tribunal de Justicia de la UE (TUE) si Bruselas considera que Varsovia sigue sin resolver la situación. El Gobierno de Mateusz Morawiecki dispone ahora de un plazo de un mes para responder a las autoridades comunitarias.

La norma polaca del Tribunal Supremo rebaja de 70 a 65 años la edad de jubilación de sus jueces, lo que supone que este miércoles podrían ser obligados a retirarse más de un tercio de los magistrados que lo componen. La medida afecta también al presidente primero del tribunal, cuyo mandato de seis años terminaría de forma prematura.

La ley da a los jueces la posibilidad de declarar su voluntad de extender su mandato por un periodo de tres años que puede renovarse en una ocasión. Sin embargo, el Ejecutivo comunitario denuncia que Polonia no ha establecido los criterios en los que debe basarse la decisión de prolongar o no este mandato, así como que no existe la posibilidad de recurrir esa decisión.

La Comisión Europea ha subrayado que estas medidas socavan el principio de independencia judicial --incluida la inamovilidad de los jueces-- y, por tanto, incumple el Tratado de la UE y la Carta de Derechos Fundamentales de la UE.

"A pesar de que la ley polaca del Tribunal Supremo ha sido debatida en el marco del diálogo sobre el Estado de derecho entre la Comisión y las autoridades polacas, no ha sido abordada satisfactoriamente en este proceso", ha remarcado Bruselas en un comunicado.

Bruselas ha explicado en este sentido que la introducción de un periodo de consultas al Consejo Nacional de la Judicatura "no constituye una salvaguardia efectiva", como defienden las autoridades polacas, porque "su opinión no es vinculante y está basada en criterios vagos". Además, argumenta que este organismo está compuesto por jueces nombrados directamente por el parlamento polaco tras la última reforma, aprobada en diciembre de 2017.

El Ejecutivo comunitario ha decidido abrir este expediente con carácter de "urgencia" dada la aplicación "inminente" de la nueva edad de jubilación del Supremo y la "falta de progresos" en el diálogo con Varsovia sobre el Estado de derecho.

El procedimiento de infracción puesto en marcha este lunes se une al abierto contra la normativa sobre los tribunales ordinarios, también sobre las nuevas disposiciones con respecto a la edad de jubilación. Bruselas elevó este expediente a la Justicia europea el pasado 20 de diciembre.

Ese mismo día, la Comisión Europea inició el procedimiento para activar el artículo 7 del Tratado de la UE contra Polonia por la existencia de una amenaza sistémica del Estado de derecho. Este proceso sancionador podría llevar en última instancia a suspender el derecho a voto de Varsovia en la toma de decisiones a Veintiocho.

Desde entonces, Bruselas y el Gobierno polaco se han comprometido en un diálogo con el objetivo de acercar posturas. El vicepresidente primero del Ejecutivo comunitario, Frans Timmermans, que es el interlocutor con las autoridades polacas en este marco, ha reconocido avances pero también ha remarcado en varias ocasiones que son insuficientes.

A pesar del paso dado este lunes, la Comisión Europea ha reiterado que sigue preparada para continuar con el diálogo con Polonia sobre el Estado de derecho puesto que continúa siendo su "canal preferido" para resolver el conflicto.

Para leer más