19 de septiembre de 2019
19 de abril de 2018

EEUU asegura que Siria aún puede realizar ataques químicos a pesar de la respuesta de la comunidad internacional

EEUU asegura que Siria aún puede realizar ataques químicos a pesar de la respuesta de la comunidad internacional
REUTERS / REUTERS STAFF

WASHINGTON, 19 Abr. (Reuters/EP) -

Las evaluaciones de Washington tras los ataques con misiles por parte de Estados Unidos, Francia y Reino Unido en Siria muestran que tuvieron un impacto limitado en la capacidad del presidente sirio, Bashar al Assad, para llevar a cabo ataques con armas químicas, según han informado cuatro funcionarios de Estados Unidos a la agencia de noticias Reuters.

La conclusión contrasta con la afirmación de la Administración Trump de que los ataques del sábado pasado impactaron en el corazón del programa de armas químicas de Al Assad, lo que sugiere que la capacidad del presidente para organizar más ataques recibió un devastador golpe.

Estados Unidos, Francia y Reino Unido destruyeron tres objetivos relacionados con el programa de armas de Siria. El más importante de ellos fue el Centro de Investigación y Desarrollo de Barzah, que la inteligencia estadounidense concluyó que estaba involucrado en la producción y ensayos de tecnología de guerra química y biológica.

Sin embargo, los funcionarios estadounidenses han señalado bajo condición de anonimato que la información disponible indicaba que las existencias de sustancias químicas y precursores de Al Assad estaban diseminadas mucho más allá de los tres objetivos.

Parte de ello, según la inteligencia estadounidense y de los países aliados, se almacena en escuelas y edificios de departamentos civiles que uno de los funcionarios denominó como "escudos humanos".

En declaraciones al Congreso estadounidense un día antes del ataque, el secretario de Defensa de Estados Unidos, Jim Mattis, reconoció que una de las principales prioridades en la elaboración de la operación era minimizar la pérdida de vidas civiles.

Un portavoz del Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, al ser preguntado sobre la afirmación de que los ataques tuvieron un impacto limitado, aseguró que el propósito de la operación militar era responsabilizar al gobierno sirio, degradar su capacidad y disuadirlo de ataques químicos en el futuro, "minimizando las bajas civiles".

Por su parte, un portavoz del Pentágono se ha referido a Reuters a la advertencia de Mattis a Al Assad y sus fuerzas para "no perpetrar otro ataque de armas químicas por el cual se les hará responsables".

Siria y Rusia niegan el lanzamiento de gas venenoso el 7 de abril durante su ofensiva el la localidad siria de Duma, que finalizó con la recuperación de la ciudad que había sido el último bastión rebelde cerca de la capital, Damasco. El supuesto ataque químico fue lo que desencadenó la respuesta de Estados Unidos.

Los funcionarios estadounidenses también han asegurado que la evaluación fue que los ataques, particularmente en Barzah, degradaron la capacidad de armas químicas de Siria.

Además, la evaluación ha indicado que una gran cantidad de armas químicas estaba almacenada en otro lugar y que el programa de armas químicas de Siria "es casi tan bueno como debe ser para el propósito de Al Assad", según otro funcionario.