1 de octubre de 2020
3 de agosto de 2020

EEUU expresa su "profunda preocupación" por el aumento de los combates en Sudán del Sur

EEUU expresa su "profunda preocupación" por el aumento de los combates en Sudán del Sur
Salva Kiir, presidente de Sudán del Sur - PRESIDENCIA DE SUDÁN DEL SUR

MADRID, 3 Ago. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno de Estados Unidos ha expresado este lunes su "profunda preocupación" por el aumento de los enfrentamientos en Sudán del Sur y ha hecho un llamamiento a las partes para "reducir las tensiones" en el país.

La Embajada estadounidense en Yuba ha resaltado que "los combates en distintas partes de Sudán del Sur durante las últimas semanas han reflejado causas distintas e implicado a distintas partes (a las de la guerra civil), pero el impacto es similarmente inaceptable".

"El desplazamientos forzoso, la alteración de los sustentos, la sustracción y saqueo de la ayuda humanitaria y el asesinato de trabajadores humanitarios es inaceptable", ha manifestado a través de un comunicado publicado en su cuenta en la red social Facebook.

"Es momento de que los líderes locales y regionales y de que el Gobierno de Sudán del Sur pongan fin a estos conflictos y empiecen a unificar el país y traer la muy merecida paz al pueblo sursudanés", ha recalcado".

Así, ha apuntado a los enfrentamientos entre el Ejército y el Movimiento de Liberación del Pueblo de Sudán-En Oposición (SPLM-IO), firmante del acuerdo de paz en 2019, que llevó a su líder, Riek Machar, a recuperar el cargo de vicepresidente primero.

La Embajada ha manifestado que estos combates han tenido lugar en Bahr el Ghazal Occidental y se han saldado además con "el arresto arbitrario de civiles y ataques contra vehículos civiles", al tiempo que ha aplaudido la formación de una delegación para intentar rebajar las tensiones.

Por otra parte, ha destacado el "repunte" de enfrentamientos entre el Ejército y el grupo armado Frente de Salvación Nacional (NSF), liderado por Thomas Cirillo --que no firmó el acuerdo de paz--, que han provocado el desplazamiento de civiles.

La Embajada ha mostrado además su "profunda preocupación" por la "movilización a gran escala de grupos armados y los combates de base étnica", ante el incremento de los enfrentamientos de este tipo durante los últimos meses en el país africano.

"Aplaudimos todos los esfuerzos para abordar las causas de la reciente violencia en Sudán del Sur, pero va a ser necesario más trabajo", ha argumentado, antes de hacer hincapié en que "va a ser duro, pero es momento de que todas las personas que asumieron o aceptaron la responsabilidad de liderar el país trabajen hacia una unidad nacional".

En este sentido, ha incidido en la necesidad de que "todo el mundo tenga derecho a hablar en público sin miedo, derecho a una educación, a vivir en su casa de elección sin miedo a la violencia". "Los líderes de Sudán del Sur no pueden sentarse y esperar a que las cosas pasen. Tienen que hacer que pasen", ha remachado.

El descenso experimentado por la violencia política en el país durante los últimos meses a raíz de la firma del acuerdo de paz y la formación de un Gobierno de unidad se ha visto reemplazado por una explosión de violencia intercomunitaria relacionada en parte con la inseguridad alimentaria tanto en el estado de Jonglei como en la región del Gran Pibor.

Estos conflictos, asociados tradicionalmente al pastoreo, han degenerado en los últimos años a combates militares en firme por culpa de la adquisición de armamento de contrabando.

Ante esta situación, el presidente del país, Salva Kiir, anunció a principios de julio una serie de medidas para acabar con la creciente violencia intercomunitaria, incluida una campaña de desarme a gran escala en todo el territorio con motivo del noveno aniversario de la independencia del país.