26 de noviembre de 2020
28 de julio de 2018

EEUU y Turquía discuten la situación del pastor estadounidense acusado de terrorismo por Ankara

EEUU y Turquía discuten la situación del pastor estadounidense acusado de terrorismo por Ankara
REUTERS

WASHINGTON, 28 Jul. (Reuters/EP) -

El secretario de Estado de EEUU, Mike Pompeo, y el ministro de Exteriores de Turquía, Mevlut Cavusoglu, han discutido este sábado la situación del pastor estadounidense Andrew Brunson, cuya detención en Turquía se ha convertido en un tema prioritario para el presidente Donald Trump, según el Departamento de Estado.

La administración de Trump ha intensificado la campaña de presión, incluidas amenazas de sanciones, para liberar a Brunson después de que un tribunal ordenara esta semana su traslado a arresto domiciliario después de 21 meses de detención.

El pastor, recluido en su casa por orden judicial, está siendo juzgado por por cargos de terrorismo al participar supuestamente en el golpe de estado fallido en 2016, del que Ankara acusa al religioso Fetulá Gulen, exiliado en Pensilvania (EEUU). Brunson es natural de Carolina del Norte y residente en Turquía durante más de 20 años.

La decisión de situarle en régimen de arresto domiciliario la ha adoptado este miércoles un tribunal penal de la provincia de Esmirna. La corte también ha impuesto al pastor la prohibición de abandonar el país.

El tribunal ha rechazado la petición de poner en libertad a Brunson y ha decidido continuar con los testimonios de testigos en la próxima vista, convocada para el 12 de octubre.

El secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, ha aplaudido la decisión a través de su cuenta oficial en la red social Twitter, si bien ha recalcado que "no es suficiente".

"No hemos visto pruebas creíbles contra el señor Brunson, y pedimos a las autoridades turcas que resuelvan este caso de forma inmediata, transparente y justa", ha agregado.

Brunson fue detenido hace casi dos años y afronta hasta 35 años de cárcel si es declarado culpable. El pastor estadounidense niega los cargos que se le imputan y denuncia que son "vergonzosos y repugnantes".