17 de enero de 2021
24 de febrero de 2007

Egipto/Israel.- El presunto espía egipcio de Israel asegura que confesó bajo tortura

EL CAIRO, 24 Feb. (EP/AP) -

Mohammed el Attar, el ciudadano egipcio acusado de espionaje para Israel, se declaró inocente en el juicio que comenzó hoy en el Tribunal Estatal de Seguridad de Emergencia egipcio y aseguró que confesó bajo tortura, informaron fuentes del tribunal.

El Attar, un antiguo alumno de la prestigiosa Universidad Islámica de al Azhar de El Cairo, fue detenido el pasado 1 de enero cuando regresó a Egipto para visitar a sus familiares. Está acusado de espionaje para Israel y de dañar los intereses nacionales de Egipto. En el caso están implicados tres ciudadanos israelíes que están siendo juzgados en ausencia. Todos ellos podrían ser condenados a trabajaos forzados a cadena perpetua.

El Attar acusó en su discurso a agentes de las fuerzas de seguridad de torturarle para obtener su confesión, según informó un cargo del tribunal desde el anonimato.

El tribunal aplazó las declaraciones hasta el próximo miércoles tras escuchar a El Attar para que la defensa pueda examinar la acusación y las pruebas presentadas por la Fiscalía.

La pasada semana las autoridades solicitaron una orden internacional de arresto a la Interpol para los tres israelíes, identificados por la agencia estatal MENA como Daniel Levi, Kemal Kosba y Tuncay Bubay, acusados de reclutar e instruir a El Attar para el espionaje.

El portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores israelí, Mark Regev, aseguró que sólo tienen noticia de este caso por lo publicado por los medios de comunicación.

Según la Fiscalía, El Attar confesó haber realizado labores de espionaje para Israel y dio detallada cuenta de sus funciones en la recolección de información sobre árabes que viven en Turquía y Canadá a cambio de dinero. También recibió instrucciones de los tres israelíes para que reclutase a emigrantes cristianos egipcios en Canadá utilizando dinero y sexo, siempre según la acusación.

Según la confesión publicada por los medios de comunicación egipcios El Attar huyó del país en 2001 tras ser condenado a tres años de cárcel en un caso de fraude bancario. Una vez en Turquía, pidió asilo en la oficina local del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) y cobró el dinero de los israelíes por su cooperación en la elaboración de informes de árabes y egipcios que viven en Turquía.

Seis meses después le pidieron que se trasladara a Canadá, donde trabajó como camarero en un restaurante de comida rápida y prosiguió enviando informes sobre egipcios cristianos. En total, siempre según la confesión, recibió 65.000 dólares (49.000 euros).