20 de septiembre de 2019
  • Jueves, 19 de Septiembre
  • 18 de noviembre de 2014

    El ELS abandona los combates en Alepo y retira a sus 14.000 combatientes de la ciudad

    MADRID, 18 Nov. (EUROPA PRESS) -

    El Ejército Libre Sirio (ELS), el grupo armado opositor sirio reconocido y respaldado por la comunidad internacional, ha abandonado sus combates en la localidad de Alepo, la segunda más importante del país, retirando a más de 14.000 milicianos de la ciudad, según fuentes de seguridad turcas.

    "Su líder, Jamal Maruf, ha huido a Turquía", han indicado estas fuentes, citadas por el diario turco 'Hurriyet', bajo condición de anonimato. "Está siendo alojado y protegido por el Estado turco", han agregado.

    Estas fuentes no han dado una fecha exacta acerca del momento en el que se produjo la salida de Maruf del país, pero han indicado que se produjo en las últimas dos semanas, es decir, en lo que va de mes de noviembre.

    La huida del ELS ha provocado que el lado sirio del puesto fronterizo de Reyhanli haya quedado en manos de una coalición de formaciones liderada por Ahrar al Sham, tal y como ha relatado el citado diario.

    El grupo opositor armado se ha estado enfrentando en las últimas semanas a las tropas del presidente sirio, Bashar al Assad, así como a formaciones extremistas como Estado Islámico y el Frente al Nusra debido a su ideología moderada y revolucionaria.

    El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, alertó el 6 de noviembre de una eventual caída de Alepo, ubicada a 60 kilómetros de la frontera, debido a que esto podría provocar una nueva oleada de refugiados al país, que ya acoge a más de un millón de personas que han huido del conflicto.

    El Ejército de Al Assad ha incrementado su campaña contra los grupos rebeldes en el oeste y el norte del país en medio de los ataques internacionales contra las posiciones del Estado Islámico en el este del país.

    En agosto, Estados Unidos inició los bombardeos contra las posiciones del Estado Islámico en Irak y en septiembre los extendió a Siria, sin el consentimiento, pero también sin la oposición real, del Gobierno de Al Assad, a quien se llegó a señalar como posible aliado.

    Esto ha provocado que la Casa Blanca haya tenido que aclarar que la posición del Gobierno de Barack Obama en Siria sigue siendo la misma, subrayando que la prioridad ahora es derrotar al Estado Islámico, respondiendo así a la polémica que se ha desatado por las críticas del secretario de Defensa, Chuck Hagel, a la estrategia de Washington en Siria.

    La polémica surgió cuando se supo que Hagel había enviado un informe a la asesora de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, Susan Rice, advirtiendo de que la ofensiva aérea en Siria estaba beneficiando a las tropas 'assadistas' en el conflicto.

    Para leer más