15 de agosto de 2020
11 de julio de 2020

Eritrea recuerda de que el acuerdo de paz con Etiopía sigue sin cumplirse dos años después de la firma

Con todo, sus autoridades ofrecen su comprensión y recuerdan que el camino a la paz está plagado de "riesgos y amenazas"

Eritrea recuerda de que el acuerdo de paz con Etiopía sigue sin cumplirse dos años después de la firma
Abiy Ahmed e Isaias Afewerki inauguran paso fronterizo entre Etiopía y Eritrea - TWITTER DE LA OFICINA DEL PRIMER MINISTRO DE ETIOP

MADRID, 11 Jul. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno de Eritrea ha recordado este sábado de que el histórico acuerdo de paz con Etiopía, el pilar que sustentó el galardón del Nobel de la Paz para el primer ministro etíope, Abiy Ahmed, está "rodeado de amenazas y riesgos" que podrían provocar su colapso, aunque también entiende que la tarea es compleja y hace falta tiempo para su cumplimiento.

"Es evidente que el progreso logrado hasta ahora no es totalmente congruente con nuestras expectativas y aspiraciones. Dos años después, los militares etíopes siguen en nuestro territorio soberano, y las relaciones económicas y comerciales no se han reanudado ni a la magnitud ni a la profundidad deseadas", ha lamentado el Ministerio de Información eritreo en un comunicado con motivo del segundo aniversario de la firma.

El acuerdo entre Etiopía y Eritrea puso fin al estado de 'punto muerto' que continuó a una guerra fronteriza, de 1998 a 2000, en la que murieron unas 100.000 personas.

La declaración del texto avanzaba "una nueva era de paz" y el inicio de la cooperación "en materia política, económica, social, cultural y de seguridad", así como la reanudación de las relaciones en materia de transporte, comercio y telecomunicaciones".

Tras el acuerdo de paz, la ONU levantó las sanciones sobre Eritrea y, esta semana, el Tesoro de Estados Unidos levantó las sanciones contra el asesor presidencial del país, Yemane Ghebreab.

Sin embargo, el Ministerio ha avisado de que "el proceso de paz está discurriendo en un entorno complejo, un clima regional e internacional plagado de riesgos y de amenazas, que se agrava aún más por la amenaza inminente de la pandemia de COVID-19 y otros malestares puntuales".

Con todo, el Gobierno eritreo ha exhibido cierta comprensión sobre la dificultad de la tarea. "La paz es una tarea pesada que no se puede lograr de la noche a la mañana. Su mantenimiento y consolidación requieren mayor esfuerzo y tiempo. Y, en cualquier caso, dos años es un período relativamente corto en el contexto del complejo camino que debe transitarse para fomentar una paz sostenible entre dos países", de acuerdo con el texto publicado por el ministro de Información, Yemane Meskel.

Para leer más