22 de mayo de 2019
17 de mayo de 2014

Los euroescépticos y la extrema derecha, dispuestos a dar la 'campanada' en las europeas

La heterogeneidad de estos partidos limita su capacidad de influir realmente en la Eurocámara

   MADRID, 17 May. (EUROPA PRESS) -

   Los partidos euroescépticos y de extrema derecha han experimentado un cierto auge en los últimos años ante el malestar de los ciudadanos con los partidos tradicionales y las instituciones, lo que les ha permitido ganar más escaños de los que solían tener en los parlamentos nacionales y les hace concurrir a las elecciones europeas con la esperanza de dar la 'campanada' y conseguir una buena parte del pastel.

   Según las estimaciones de PollWatch2014, los partidos populistas conseguirán en torno al 15 por ciento de los escaños, frente al 7 por ciento que este tipo de formaciones tienen en la Eurocámara actual, lo que supone un muy buen resultado, aunque no suficiente como para realmente poder influir en las decisiones de la cámara, ya que tanto populares como socialistas mantendrán entre ambos una cómoda ventaja.

   Sin embargo, hay que tener en cuenta que estos partidos no son un conjunto homogéneo con líderes bien avenidos entre sí sino que aglutinan a partidos de extrema derecha muy cercanos a la visión del nazismo con otros que buscan presentarse como una 'nueva extrema derecha' más moderna, pasando por formaciones de carácter euroescéptico pero muy alejadas en términos de política social de los anteriores.

   Lo que sí que parece confirmado es que la líder del Frente Nacional (FN) francés, Marine Le Pen, y el líder del Partido por la Libertad holandés (PVV), Geert Wilders, están más que decididos a crear un grupo parlamentario de nuevo cuño, al que bautizarían como Alianza Europea por la Libertad (EAF, por sus siglas en inglés).

   Para poder hacerlo necesitarán cumplir con el requisito de contar con partidos de al menos siete países distintos y que entre sí sumen al menos 25 escaños. Este último requisito no parece difícil de cumplir, puesto que los sondeos prevén que el FN sea la fuerza más votada y se haga con hasta 20 escaños mientras que el partido de Wilders también sería el más votado en Países Bajos.

OTROS CINCO SOCIOS

   Así pues la clave está en encontrar a los otros cinco socios necesarios, pero también esto sería posible si consiguen el respaldo, como augura VoteWatch Europe, del Partido de la Libertad (FPO) de Austria; el Vlaams Belang (VB) de Bélgica; la Liga Norte de Italia; el SNS de Eslovaquia, y los Demócratas de Suecia (SD).

   Sin embargo, como alertan los expertos, se trataría de un grupo muy heterogéneo, en el que hay puntos de fricción entre algunos miembros que a la larga podrían provocar la ruptura del mismo. Así por ejemplo, el líder del SD, Jimmie Akesson, ha asegurado que su partido aún no ha decidido a qué grupo parlamentario se unirá.

   "No hemos decidido aún a quién nos uniremos. Somos amigos del Frente Nacional, pero también sentimos una conexión muy cercana con el Partido Popular Danés, que no está cercano al Frente Nacional", ha añadido en las últimas semanas, subrayado que se trata de "un asunto muy complejo".

EL UKIP, FUERA

   Por otra parte, fuera de este grupo quedaría uno de los partidos euroescépticos por antonomasia, el Partido de la Independencia de Reino Unido (UKIP) de Nigel Farage. Este último ha dejado claro, tanto por activa como por pasiva, que no tiene ninguna intención de entrar a formar parte de un grupo parlamentario en el que también esté Le Pen.

   Farage considera que el Frente Nacional sigue siendo un partido "antisemita", pese a los esfuerzos de Marine Le Pen por remozar la formación tras tomar las riendas de manos de su padre Jean Marie Le Pen --que optará a un escaño en estos comicios--. Además, en las últimas semanas ambos líderes han mantenido airados cruces de palabras.

   Sin embargo, el UKIP y el PVV sí que mantienen una relación más cercana. De ahí el que en una reciente entrevista a Euronews, Wilders hay manifestado su confianza en hacer cambiar de opinión a Farage después del 25 de mayo.

   "Yo soy más ambicioso que trabajar solo con Le Pen y quería también trabajar en un grupo con Farage" pero él se muestra "negativo" respecto a trabajar con el Frente Nacional. "Espero que tras las elecciones habrá incluso más espacio para que él y otros partidos permitan formar un grupo fuerte", confió.

   "Sería muy triste que en un momento histórico, en el que los partidos euroescépticos ganarán, que no seamos capaces de superar algunas diferencias que, no lo ignoraré, existen", agregó Wilders.

   Lo que une a estos partidos, según Marley Morris del centro Counterpoint UK, es su euroescepticismo y su postura respecto a la inmigración, pero no tienen la misma visión respeto a asuntos económicos o sociales --Wilders se ha mostrado muy crítico con el islam mientras que Le Pen ha tratado de sustentar su postura en el laicismo de Francia--, lo que en un momento dado podría provocar choques entre ellos.

EXTREMA DERECHA RADICAL

   Tampoco entrarían a formar parte del nuevo grupo EAF formaciones como el partido griego Amanecer Dorado o el húngaro Jobbik, a los que se considera demasiado radicales. En el caso de los primeros, tras un buen resultado en las últimas elecciones generales griegas han perdido algo de fuelle y obtendrían el 8,5 por ciento de los votos.

   En cuanto a Jobbik, un partido ultranacionalista, se espera que sea la segunda fuerza más votada en Hungría. Su líder, Gabor Vona, ha optado por abandonar su reivindicación de un referéndum sobre la pertenencia del país a la UE para adoptar una postura que define como 'eurorrealista', es decir, a favor de la Europa de las naciones y no de unos Estados Unidos de Europa.

OTROS EUROESCÉPTICOS

   También estarían fuera del futuro grupo de Le Pen y Wilders otros partidos a los que los sondeos auguran un muy buen resultado. Ese es el caso del Movimiento 5 Estrellas del cómico Beppe Grillo en Italia que tras su histórico resultado en las últimas elecciones en el país aspira a convertirse en la segunda fuerza en estas elecciones, con el 25 por ciento. La formación podría entrar en un grupo liderado por el UKIP.

   En una circunstancia similar está Alternativa para Alemania (AfD) que conseguiría el 7 por ciento de los votos. Este partido, que preconiza la salida del euro y la vuelta al marco, está dividido entre sumarse al grupo que actualmente lidera el UKIP (Europa de Libertad y Democracia, EFD) o al liderado por los Conservadores británicos (Conservadores y Reformistas Europeos, ECR).

Para leer más