5 de diciembre de 2020
4 de noviembre de 2006

Evo Morales a Zapatero: "La puerta ancha de Europa se llama ZP"

MONTEVIDEO, 4 Nov. (EUROPA PRESS/Antonio Rodríguez) -

El presidente boliviano, Evo Morales, defendió hoy el papel que juega España en la defensa de los intereses bolivianos en la Unión Europea con la siguiente frase: "La puerta ancha de Europa se llama ZP", según explicó el secretario de Estado de Comunicación, Fernando Moraleda, al término de la reunión bilateral que mantuvo el mandatario andino con el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero.

Morales reclamó a Zapatero en una "muy cordial reunión" que prosiga la ayuda española con Bolivia en las áreas de "sanidad, educación y acceso a la potabilización del agua" y, según Moraleda, no se trató el reciente acuerdo del Ejecutivo de La Paz con las empresas extranjeras para fijar la nuevas condiciones tras la nacionalización de los hidrocarburos el pasado 1 de mayo.

Asimismo, en la reunión no se abordó el problema que plantea para Bolivia el hecho de que los países europeos, entre ellos España, estén debatiendo en Bruselas la posibilidad de imponer el visado de entrada a los ciudadanos de este país andino.

Morales destacó esta mañana que las empresas extranjeras no sean patrones o dueñas de los recursos naturales de su país tras la reciente negociación de 180 días impuesta por su Gobierno tras el decreto de nacionalización de hidrocarburos del 1 de mayo.

"Hemos tratado de recuperar nuestros recursos naturales sin expulsar a nadie, sin confiscar a nadie y tampoco tenemos derecho a indemnizar. Las empresas que respeten las normas bolivianas, serán bienvenidas, pero también queremos decir que con algunas empresas con negocios turbios tendremos derecho de hacer respetar nuestras normas", advirtió en un intervención ante los jefes de Estado y de Gobierno que participan en la XVI Cumbre Iberoamericana.

Morales quiso sintetizar sus objetivos en este asunto. "Solo queremos justicia, queremos vivir bien. No queremos ser colonia ni queremos hacer colonias", aseveró antes de subrayar que su Gobierno aprovechará los recursos económicos que a partir de ahora tendrá para resolver los problemas sociales que tiene el país andino.

"Antes de la modificación de Ley de Hidrocarburos de mi país, al Estado boliviano sólo entraba 330 millones de dólares. Gracias al esfuerzo, modificamos la ley y ahora vamos a ingresar al año 1.300 millones de dólares. Queremos socios, no patrones o dueños de nuestros recursos naturales. Si aceleramos de aquí a tres años, estaremos ingresando al Estado boliviano entre 3.000 y 4.000 millones de dólares al año", recordó.

En un momento de su intervención se dirigió a Zapatero para informarle de que gracias al resultado de un mes de nacionalización, se ha creado "un bono-niño para apoyar a ese niño abandonado históricamente" con un importe de 600 bolivianos que beneficiarán a un total de 1,2 millones menores bolivianos. "Para los países europeos, desarrollados no es nada, pero a las comunidades con dificultades es algo, es mucho, es un milagro", hizo hincapié.

Por otro lado, Morales criticó que en la actualidad se "criminalice" la emigración del Sur al Norte con "muros y deportaciones" cuando los europeos emigraron en el pasado emigraron a los países sudamericanos en busca de un futuro mejor. "Ahora se criminaliza la emigración de Sur a Norte. Antes, cuando la emigración era de Norte a Sur, no había muros no había deportaciones. Ahora, cuando la emigración es de Sur a Norte hay muros y deportaciones. ¿Esa es la salida?", se preguntó al aludir al lema de la XVI Cumbre Iberoamericana sobre 'Migración y Desarrollo'.

En último término, garantizó que su iniciativa de una Asamblea Constituyente no se ha hecho "para someter a nadie ni vengarse" contra alguien concreto. "No somos vengativos, no tenemos la mentalidad de venganza. Estamos apostando por una transformación pacífica, profunda y democrática", concluyó.