26 de mayo de 2020
16 de enero de 2020

El exministro de Gobierno Carlos Romero defiende su inocencia tras ser detenido por presunta corrupción en Bolivia

MADRID, 16 Ene. (EUROPA PRESS) -

Carlos Romero, exministro de Gobierno del expresidente boliviano Evo Morales, ha defendido este jueves su inocencia antes de una vista tras su detención en el país por un presunto caso de corrupción detectado en la Unidad Ejecutora de Lucha Integral Contra el Narcotráfico (UELICN), que depende del Ministerio de Gobierno.

"No puedo hablar, no tengo condiciones. Tengo muchas cosas que decir, pero no tengo condiciones", ha dicho ante las preguntas de la prensa. "Yo soy inocente", ha agregado, antes de entrar al juzgado.

Andrés Zuñiga, abogado de Romero, ha denunciado la detención del exministro y ha recalcado que "piden que se reparen las violaciones de derecho y libertad ante el Tribunal Constitucional", según ha informado el diario local 'Los Tiempos'.

Romero, quien fue trasladado a la Fiscalía desde un centro de salud en el que permanecía internado por un cuadro de crisis de depresión, ansiedad y deshidratación después de que su domicilio fuera sitiado, se ha convertido en el primer exministro de Morales en ser detenido.

Romero debía declarar el lunes por el caso en cuestión, pero la audiencia se suspendió debido, precisamente, a su estado de salud. Además, se le citó en calidad de acusado, pese a que en la causa figura como denunciante. En concreto, se le acusa de incumplimiento de deberes y uso indebido de influencias.

Morales criticó el martes la detención de Romero, que tildó de "ilegal" y "en clara violación de las garantías constitucionales y los Derechos Humanos". "Romero fue sacado de la clínica donde permanecía bajo atención médica", puntualizó a través de su cuenta de Twitter.

"Grupos irregulares asediaron al exministro de Gobierno, Carlos Romero, en su domicilio; luego lo acosaron y sacaron de la clínica y, ahora, ponen en riesgo su vida. Responsabilizamos al Gobierno de facto por el trato inhumano y lo que suceda con la integridad de Carlos", agregó.

Por último, Morales también se refirió al hecho de que fue Romero el que denunció el presunto caso de corrupción en la sede de la UELICN, pero ha criticado que "ahora resulta que somos nosotros los acusados". "Lo que quiere el régimen de facto de (la autoproclamada presidenta interina de Bolivia, Jeanine) Áñez no es justicia, es venganza e impunidad", zanjó.

INVESTIGACIONES A MORALES Y SU ENTORNO

El Gobierno de Áñez anunció la semana pasada que investigará a, al menos, 592 personas que ocuparon altos cargos durante los 14 años de Presidencia de Morales.

El propio Morales ha sido denunciado por las nuevas autoridades por los delitos de sedición y terrorismo ante los tribunales bolivianos y por crímenes de lesa humanidad ante el Tribunal Penal Internacional.

Morales dimitió después de que la Organización de Estados Americanos (OEA) detectara "irregularidades" en las elecciones presidenciales del pasado 20 de octubre. Denuncia que fue víctima de un "golpe de Estado", por lo que está refugiado en Argentina, aunque antes recaló en México y brevemente en Cuba.

El Movimiento al Socialismo (MAS) de Morales y sus opositores han llegado a un acuerdo en el Congreso que permitirá celebrar unas nuevas elecciones presidenciales el próximo 3 de mayo. Sin embargo, han vetado expresamente al líder indígena, por lo que se limitará a dirigir la campaña desde Buenos Aires.

Para leer más