18 de octubre de 2019
10 de julio de 2014

El expresidente boliviano Carlos Mesa califica de "arriesgada" la decisión de Chile de impugnar a la CIJ

LA PAZ, 10 Jul. (EUROPA PRESS) -

El expresidente boliviano (2003-2005) y portavoz internacional de la demanda marítima de Bolivia, Carlos Mesa, ha calificado este miércoles de "arriesgada" la determinación de Chile de impugnar la competencia de la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya respecto a la demanda presentada por Bolivia para conseguir una salida soberana al mar.

Mesa ha indicado que el 15 de julio próximo se conocerá los argumentos por los que Chile impugnará a la CIJ, de acuerdo con las declaraciones que publica la Agencia Boliviana de Información (ABI), en las que insiste en que "Chile esta haciendo una apuesta muy arriesgada".

"Yo tengo la seguridad de que la CIJ no va admitir de hecho, no creo que acepte la incompetencia de parte suya, aunque uno debe esperar, pero mi opinión y es la opinión del equipo de abogados que ha trabajado el caso de Bolvia es la misma", ha apostillado.

La presidenta de Chile, Michelle Bachelet, anunció el pasado lunes su decisión de objetar la competencia de la Corte Internacional de Justicia. "Esta decisión se basa en los principios fundamentales que inspiran la acción de la política exterior de Chile y que mi Gobierno ha mantenido invariablemente", aclaró.

En este sentido, recalcó que el primer objetivo de su Gobierno es "la defensa inclaudicable de la integridad territorial y de los intereses nacionales". "Estos coinciden plenamente con principios esenciales del derecho internacional y de las relaciones entre los estados, incluyendo, de manera principal, la inviolabilidad de los tratados y la estabilidad de las fronteras", concluyó.

CONFLICTO TERRITORIAL

El conflicto territorial se remonta a 1879, cuando Bolivia perdió su salida al Pacífico en la guerra que mantuvo con Chile, que culminó con el Tratado de Paz y Amistad de 1904, sobre el derecho de libre tránsito de mercancías bolivianas hacia y desde puertos en este océano.

Chile asegura que con el acuerdo de paz --que fue ratificado por los parlamentos de ambos países veinte años después-- se establecen las fronteras --también las marítimas-- de las naciones combatientes, por lo que no ha lugar a ninguna disputa territorial.

Bolivia argumenta que el acuerdo de paz es "injusto, incumplido e impuesto" y ha rechazado la intangibilidad de los tratados internacionales, recordando que Estados Unidos se avino a superar el firmado en 1903 con Panamá.

En un intento de destrabar el conflicto bilateral, el Gobierno de Evo Morales y el de la entonces presidenta chilena firmaron en 2006 una agenda de 13 puntos para iniciar las negociaciones sobre la salida marítima para Bolivia.

No obstante, el diálogo nunca llegó a iniciarse, más allá de reuniones de trabajo, por lo que finalmente el pasado 24 de abril el Gobierno boliviano presentó una demanda en la CIJ para exigir su salida marítima a Chile.

Con la vuelta de Bachelet a La Moneda, Chile se ha mostrado dispuesto a retomar la agenda de 13 puntos. Morales, también ha expresado su voluntad de diálogo, pero subrayando que en ningún caso retirará la demanda en la CIJ.

Para leer más