22 de febrero de 2020
17 de enero de 2020

La Fiscalía panameña imputará a nueve personas por la secta que tenía una fosa con siete cadáveres

MADRID, 17 Ene. (EUROPA PRESS) -

La Fiscalía de Panamá ha asegurado que tiene indicios suficientes para imputar a nueve personas por los abusos cometidos por la secta religiosa desmantelada en la comarca de Ngäbe Buglé, donde se halló una fosa común con siete cadáveres, entre ellos los de seis menores de edad, presuntamente sacrificadas.

La fosa, localizada en la comunidad de Santa Catalina, ocultaba los cadáveres de cinco niños de entre uno y once años y de una adolescente de 17. Además, también estaba oculto el cuerpo de una mujer embarazada de 32 años, según los investigadores.

El fiscal superior de Bocas del Toro, Rafael Baloyes, ha asegurado ante los medios que los presuntos responsables de la secta mantenían recluidas a otras 15 personas a las que amenazaban con matar "si no se arrepentían de sus pecados", informa el diario panameño 'La Prensa'.

Uno de los responsables de esta organización aseguraba que Dios le había mandado un mensaje y que tenía por misión liberal al pueblo de sus pecados, para lo cual se asignó varias denominaciones, entre ellas la de 'Mesías'. Según Baloyes, las víctimas halladas sin vida eran en su mayoría miembros de una misma familia a las que habían sometido a su particular "culto".

El presidente de Panamá, Laurentino Cortizo, ha expresado su "tristeza total" por este caso, lamentando que "en un área inhóspita se registren hechos como este". El Gobierno ha prometido que dará todo su apoyo al Ministerio Público para seguir con las pesquisas.

Para leer más