21 de abril de 2019
  • Sábado, 20 de Abril
  • 14 de agosto de 2008

    Francia.- El suicidio de un joven enfermo de una afección degenerativa reabre en Francia el debate sobre la eutanasia

    PARÍS, 14 Ago. (EUROPA PRESS) -

    El suicidio de Rémy Salvat, un joven francés de 23 años enfermo de una rara afección degenerativa, ha relanzado el debate sobre la eutanasia en Francia. En un mensaje grabado a sus padres, el joven comunicó que pretendía que "hubiese un verdadero debate sobre la eutanasia y el suicidio".

    Los grandes diarios franceses recogen la noticia de la muerte de Rémy, quien había escrito al presidente, Nicolas Sarkozy, para solicitar que le "dejaran morir". "Pido que me dejen morir para liberarme de mi sufrimiento", escribió el joven en la misiva que envió el pasado mayo.

    Sarkozy respondió con una negativa al mensaje del enfermo con un correo que Rémy y su familia recibieron el pasado miércoles. En él, el jefe de Estado se negaba a satisfacer los deseos del joven. "Por razones filosóficas, creo que no tenemos derecho de interrumpir voluntariamente la vida", escribió Sarkozy.

    "Quisiera que se privilegie el diálogo en la cabecera de la cama del enfermo entre él, el médico y la familia para que se encuentre la solución más adaptada a cada situación", escribía Sarkozy haciendo alusión "al proyecto de desarrollo de cuidados paliativos", según interpreta las palabras del presidente el diario francés 'Le Figaro'. Según el diario 'Le Parisien', la abogada de la familia Salvat, Caty Richard, que conocía al joven desde que tenía nueve años, afirmó que "Rémy ha querido hacer un gesto militante".

    Con nueve años, tres después de que le fuera diagnosticada la enfermedad degenerativa, Rémy pudo perder la vida cuando su madre intentó poner fin a sus días. El joven, según Richard, "reprochaba a su madre el haber fallado en su intento".

    Rémy Salvat se suicidó el domingo ingiriendo una sobredosis de medicamentos. Esta tarde se celebra su entierro en la ciudad de Valmondois, en el departamento de Valle del Oise, situado al norte de París. Por su parte, el Ministerio Público abrió ayer una investigación para esclarecer las causas de la muerte.

    El pasado mes de marzo, el suicidio de Chantal Sébire, afectada de un doloroso tumor facial, volvió a relanzar el debate sobre la eutanasia en Francia. La muerte de Sébire llevó al Gobierno a realizar una reevaluación de la "ley sobre el final de la vida" que debe publicarse antes de 2009.