23 de abril de 2019
  • Lunes, 22 de Abril
  • 24 de mayo de 2014

    El Frente Nacional, ante el desafío de convertirse en primera fuerza política en Francia

    El Frente Nacional, ante el desafío de convertirse en primera fuerza política en Francia
    JEAN-PAUL PELISSIER / REUTERS

    PARÍS, 24 May. (EUROPA PRESS) -

    Francia acude este domingo a las urnas con un escenario político muy distinto al bipartidismo socialistas-conservadores que ha dominado la escena en las últimas décadas. El Frente Nacional, que ha venido cosechando éxitos relativos en los más recientes comicios, aspira a ser la primera fuerza política del país en el Parlamento Europeo.

    El Frente Nacional, con Marine Le Pen --actualmente eurodiputada-- al frente, ha sacado rédito del descontento ciudadano con los partidos tradicionales y su mensaje, ultraderechista y crítico con Europa, ha terminado de calar precisamente para las elecciones en las que Francia se juega cuál será su representación en la Eurocámara.

    Todos los sondeos coinciden en que la victoria estará entre el Frente Nacional y la Unión por un Movimiento Popular (UMP), la formación del expresidente Nicolas Sarkozy. Ambos partidos se mueven en una distancia de intención de voto de alrededor de dos puntos porcentuales.

    Un sondeo de Ifop difundido el jueves por 'Paris Match' y elaborado a partir de 1.691 entrevistas, vaticina un apoyo del 23,5 por ciento para la ultraderecha, un punto y medio más que la UMP. Si se confirman estos datos, el Frente Nacional cuadruplicaría sus resultados de 2009, cuando obtuvo un 6,3 por ciento, mientras que la UMP perdería más de cinco puntos.

    En tercera posición figura el Partido Socialista (PS), que tras haber ganado las elecciones presidenciales de 2012 ha ido en caída libre en popularidad. El jefe de Estado, François Hollande, no ha remontado ni siquiera tras la remodelación del Gobierno y el nombramiento de Manuel Valls como primer ministro a finales de marzo. Un sondeo publicado esta semana por 'Le Nouvel Observateur' otorga a Hollande un nivel de apoyo del 23 por ciento.

    Para las europeas, los socialistas --que se presentan junto al Partido Radical de Izquierda-- podrían quedarse con el 16,5 por ciento de los sufragios, una cifra similar a la de hace cinco años pero que deja al PS relegado por detrás de dos partidos de derechas. Lejos queda el 29,5 por ciento firmado en las últimas elecciones generales.

    La lista ecologista, que en 2009 logró el 16,28 por ciento de los votos, sería ahora la cuarta opción con un 10 por ciento, ligeramente por encima de la coalición formada por la Unión de Demócratas Independientes y Movimiento Democrático (9,5 por ciento). El Frente de Izquierda, por su parte, obtendría un 8 por ciento, según la encuesta de Ifop.

    ALZA DEL FRENTE NACIONAL

    Los datos ponen sobre la mesa la tendencia al alza del Frente Nacional, que ha ido acaparando espacio desde que Jean Maríe Le Pen --padre de la actual dirigente de la formación y candidato ahora a eurodiputado-- logró pasar a la segunda vuelta en las presidenciales de 2002. Su hija mejoró los resultados en 2012, aunque no logró pasar a segunda vuelta.

    El Frente Nacional tuvo su última prueba en los comicios locales de marzo, en los que consolidó su avance al hacerse con más de una decena de alcaldías.

    Le Pen no oculta su visión crítica hacia la Unión Europea y no esquiva asuntos espinosos como la inmigración, en la que aboga por mayores controles. Sin embargo, hay quienes siguen viendo en su grupo el peligro de capitalizar en votos el racismo, algo a lo que contribuyen declaraciones como unas recientes de Jean Marie Le Pen en las que planteó el ébola como solución a los problemas de inmigración.

    EL SEGUNDO PAÍS CON MÁS ESCAÑOS

    Los galos eligen este domingo a 74 eurodiputados. De acuerdo a un reparto por razón de población, Francia es el segundo país que más escaños tiene en el Parlamento Europeo, sólo por detrás de Alemania y por encima de Reino Unido e Italia.

    Sin embargo, la ciudadanía francesa no se ha movilizado tradicionalmente por estas elecciones. Si en 2009 la tasa de participación fue del 40,63 por ciento, en esta ocasión el escenario podría volver a repetirse, ya que según Ifop sólo votaría el 41,5 por ciento del electorado, un nivel en línea con la media europea.