23 de septiembre de 2019
  • Domingo, 22 de Septiembre
  • 9 de julio de 2008

    G8.- El 80 por ciento de los gases de efecto invernadero proceden de los países del G8, según Ecologistas en Acción

    MADRID 9, (EUROPA PRESS)

    El 80 por ciento de los gases efecto invernadero proceden de los países del G8, según denunció hoy la organización Ecologistas en Acción, que advirtió de que los miembros de este club de países más ricos del planeta se caracterizan por no haber ratificado el Protocolo de Kioto, por "haber zancadilleado al máximo su puesta en marcha" y por estar muy lejos de cumplirlo.

    Según el grupo ecologista, el G8 cierra su cumbre con "grandes promesas vacías" en torno a la lucha contra el cambio climático que este año ha vuelto a ocupar el eje central de la reunión.

    Ecologistas en Acción considera que la promesa de reducir las emisiones de gases de los países más enriquecidos del planeta en un 50% para 2050 no tiene "ninguna credibilidad" ya que no viene acompañada de plazos intermedios de reducción de emisiones ni de políticas concretas para alcanzarla, todo ello en el marco de las negociaciones que se están llevando a cabo en Naciones Unidas.

    Ante el problema de la crisis alimentaria mundial, el G8 apuesta por más libre comercio, justo "la receta que ha causado los problemas actuales", según Ecologistas en Acción. La crisis alimentaria, para la organización ecologista, sólo se podrá resolver haciendo una apuesta por economías más localizadas y basadas en la producción ecológica, igual de productiva a corto plazo y mucho más a medio y largo que la agricultura industrial.

    Ecologistas en Acción también denuncia "la agenda oculta del G8", la privatización creciente de los recursos naturales y la continua alimentación de la economía financiera, que es "una de las causas fundamentales de la crisis que vivimos".

    Por último, los Ecologistas apuntan que el G8 ha hecho un llamamiento a aumentar la puesta en circulación de petróleo para disminuir los precios del mismo. Mientras que las políticas, que según la asociación, debería haber puesto en marcha el G8, son las de transición hacia un mundo que supere el uso del petróleo.