21 de agosto de 2019
8 de mayo de 2018

El gobernador de Nueva York insta al fiscal general del estado a dimitir ante acusaciones de abusos y malos tratos

El gobernador de Nueva York insta al fiscal general del estado a dimitir ante acusaciones de abusos y malos tratos
REUTERS / BRENDAN MCDERMID

MADRID, 8 May. (EUROPA PRESS) -

El gobernador del estado de Nueva York, Andrew Cuomo, ha instado este lunes al fiscal general del estado norteamericano, Eric Schneiderman, a presentar su dimisión ante acusaciones de supuestos abusos y malos tratos, según ha informado el diario local 'The Hill'.

"No creo que sea posible para Eric Schneiderman continuar en el cargo de fiscal general y por el bien de la oficina debería renunciar a dicho puesto", ha aseverado Cuomo. "Nadie se encuentra por encima de la ley, ni siquiera el fiscal general de Nueva York. Le pediré al fiscal de distrito apropiado que abra una investigación al respecto y actúe según lo requieran los hechos", ha añadido.

Las declaraciones de Cuomo han tenido lugar después de que cuatro mujeres aseguraran a la revista 'New Yorker' que Scheiderman abusó de ellas. El fiscal, por su parte, ha insistido en que "no ha asaltado a nadie" y ha rechazado tales acusaciones.

"En la intimidad y privacidad de las relaciones ha mantenido relaciones sexuales que involucraban un juego de roles", ha explicado Scheiderman que, según Cuomo, será sometido a las investigaciones pertinentes.

"No he asaltado a nadie. Nunca he mantenido relaciones sin consentimiento, esa es una línea que no atravesaría", ha indicado la oficina del fiscal en un comunicado.

El artículo de la revista señala que las cuatro mujeres, que habrían mantenido encuentros sexuales con Schneiderman, han afirmado que fueron víctimas de "violencia física sin su consentimiento".

Dos de las mujeres, Michelle Manning y Tanya Selvaratnam, han explicado que fueron golpeadas, a menudo después de que el fiscal bebiera y fuera de cualquier contexto sexual consentido. Ninguna de las dos denunció tales comportamientos ante la Policía cuando dichos abusos tuvieron lugar pero acudieron a sus respectivos médicos.

Las dos han asegurado que Schneiderman amenazó con matarlas si cortaban con él, así como con pinchar sus teléfonos para interceptar sus comunicaciones personales.